NO UN METEORITO

NO UN METEORITO

La evolución causó la primera gran extinción en la Tierra

La primera extinción masiva en nuestro mundo, que tuvo lugar hace unos 540 millones de años, no se debió al impacto de meteoritos o erupciones volcánicas, sino a la evolución en sí misma. "La gente ha tardado en reconocer que los organismos biológicos también pueden conducir una extinción masiva", dijo Simon Darroch, profesor asistente de Ciencias ambientales y de la Tierra en la Universidad de Vanderbilt.

Bacteria Burkholderia pseudomallei
Bacteria Burkholderia pseudomallei | Agencias

"Pero nuestro estudio comparativo de varias comunidades de ediacaranos, los primeros organismos multicelulares, apoya firmemente la hipótesis de que se trataba de la aparición de animales complejos capaces de alterar sus entornos, que definimos como 'ingenieros del ecosistema', que dieron lugar a la extinción del Ediacárico". El estudio se publica en la última edición de Procedings.

"Hay una poderosa analogía entre la primera extinción en masa de la Tierra y lo que está sucediendo hoy en día," observa Darroch. "La extinción de finales del Ediacárico muestra que la evolución de los nuevos comportamientos pueden cambiar fundamentalmente el planeta entero, y nosotros somos los más poderosos 'ingenieros del ecosistema' que la Tierra ha conocido."

La primera vida en la Tierra consistía en microbios - diversos tipos de microorganismos unicelulares. Ellos gobernaron la Tierra durante más de 3.000 millones de años. A continuación, algunos de estos microorganismos descubrieron cómo capturar la energía de la luz solar. El proceso fotosintético que desarrollaron tenía un subproducto tóxico: oxígeno. El oxígeno era venenoso para la mayoría de los microbios que se habían desarrollado en un ambiente libre de oxígeno, que es el primer contaminante del mundo.

Pero para los microorganismos que desarrollaron métodos para protegerse a sí mismos, el oxígeno sirve como fuente de energía nueva y poderosa. Entre otras cosas, se les dio la energía añadida que necesitaban para adoptar formas multicelulares. Por lo tanto, los ediacaranos surgieron hace unos 600 millones de años durante un período de calentamiento después de un largo intervalo de extensa glaciación.

"No sabemos mucho acerca de los ediacaranos porque no producen conchas o esqueletos. Como resultado, casi todo lo que sabemos acerca de ellos viene de huellas de sus formas preservadas en arena o ceniza", dijo Darroch.

Lo que los científicos no saben es que, en su apogeo, los ediacaranos se extendieron por todo el planeta. Ellos eran una forma --en gran parte inmóvil-- de la vida marina con forma de discos y tubos, frondas y colchones acolchados. La mayoría eran extremadamente pasivos, y permanecían unidos a un mismo lugar durante toda su vida. Muchos se alimentaban mediante la absorción de productos químicos del agua a través de sus membranas externas, en lugar de recoger nutrientes activamente.

Los paleontólogos han acuñado el término 'Jardín de Ediacara' para transmitir la paz y la tranquilidad que debió haber prevalecido durante este período. Pero había mucha agitación pasando por debajo de esa superficie aparentemente serena.

Después de 60 millones de años, la evolución dio a luz a otra innovación importante: los animales. Todos los animales comparten que pueden moverse espontáneamente e independientemente, al menos durante algún momento de sus vidas, se mantienen a sí mismos por el consumo de otros organismos. Los animales irrumpieron en la escena en un frenesí de diversificación que los paleontólogos han calificado la explosión cámbrica, un período de 25 millones de años en el que la mayoría de las familias de animales modernos - vertebrados, moluscos, artrópodos, anélidos, esponjas y medusas - llegó a existir.

"Estas nuevas especies eran 'ingenieros ecológicos' que cambiaron el medio ambiente de manera que hicieron más y más difícil la supervivencia de los ediacaranos", dijo Darroch. El y sus colegas llevaron a cabo un extenso análisis paleoecológico y geoquímico de la comunidad Ediacarana más joven conocida, expuesta en estratos de ladera en el sur de Namibia. El sitio, llamado Granja Swartpunt, está fechado en hace 545 millones de años, en el ocaso de los ediacarianos, que duró de uno a dos millones de años.

"Hemos encontrado que la diversidad de especies en este sitio fue mucho menor, y no había evidencia de un mayor estrés ecológico, que en sitios comparables que tienen entre 1 y 1,5 millones de años más", informó Darroch. Las rocas de esta edad también conservan una creciente diversidad de madrigueras y pistas hechas por los animales complejos más antiguos, presentando un vínculo plausible entre su evolución y la extinción de los ediacaranos.

Darroch y sus colegas hicieron grandes esfuerzos para asegurar que las diferencias que se registran no se debían a algún factor externo. Por ejemplo, descartaron la posibilidad de que el sitio Swartpunt podría haber estado ausente en algunos nutrientes vitales mediante la comparación de la geoquímica con otros yacimientos.

Los mas vistos

Xtreme Cities

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.