Aunque ya había conseguido colarse en nuestras pantallas con series como 'Austin y Ally' y 'The Fosters', Noah Centineo logró su gran hueco en la industria hollywoodense con su papel de Peter Kavinsky en 'A todos los chicos de los que me enamoré'.

Después de su gran éxito, el actor se convirtió en un auténtico fenómeno adolescente a nivel mundial y ya acumula la friolera de 18 millones de seguidores en su cuenta de Instagram. Ahora que tiene todas las miradas puestas sobre él y cualquier cosa que hace se viraliza, como su reciente corte de pelo que no gustó del todo a sus fans, el joven de solo 23 años ha querido contarle a Harper's Bazaar que su vida no siempre ha sido precisamente idílica.

Noah Centineo ha confesado haber atravesado una "época muy oscura" debido a su tonteo con las drogas tras el divorcio de sus padres cuando él tenía 15 años. "No había casi nada a lo que dijera que no. Jamás en la vida llegué a inyectarme nada, lo que es bueno, pero fumaba muchas cosas. Estaba realmente mal, tío", contó en la entrevista. Además, lo que más le dolió fue separarse de su hermana Taylor, ya que sus padres acordaron que él viviría con su madre, mientras que su hermana se iría a Florida con su padre.

Como él mismo ha dicho, "toda esa etapa quedó atrás" y para mantenerse relajado y sobrio mantiene ciertos hábitos como los baños, la meditación o incluso hablar consigo mismo cuando no le gusta algo de lo que ha hecho.

Ahora puedes volver a verlo con el estreno de 'A todos los chicos 2'.

Seguro que te interesa...

La advertencia de Noah Centineo sobre 'A todos los chicos: P.D. Todavía te quiero' que necesitas ver