El joven actor Miles Teller ha tenido una trayectoria complicada. Tras acaparar todas las miradas como actor revelación, los sonados problemas del reboot de 'Cuatro Fantásticos' y el fiasco del final de la saga 'Divergente' han acabado frenando su carrera (por el momento).

Teller se ha abierto durante un extenso podcast de The Hollywood Reporter y ha hecho unas inquietantes declaraciones acerca de un traumático suceso de su pasado: durante su tiempo en la Universidad de Nueva York tuvo un accidente que casi terminó en tragedia.

En unas vacaciones de 2007, Teller y dos amigos volvían de un concierto cuando su coche dio ocho vueltas de campana y el actor salió despedido por la ventana, acabando inconsciente, cubierto de sangre y temporalmente paralizado a 12 metros del coche.

Sorprendentemente, las secuelas no fueron graves para el joven, a parte del gran número de lesiones y cicatrices que quedaron en su rostro.

"Tuve mucha suerte, tío", asegura Teller. "Luego te das cuenta de que hay cosas que no están curándose, y te das cuenta de que son permanentes. Son cicatrices. Y están en tu cara, y como actor, sabes que vas a necesitar esa cosa llamada cara para conseguir papeles".

No obstante, como sabemos ha acabado consiguiéndolos. "Las cicatrices no pintan mal ahora. Si acaso, me dan un aire un poco temerario".