El rodaje de 'Crepúsculo' no fue un camino de rosas para sus actores, y de hecho Robert Pattinson estuvo a punto de ser despedido cuando comenzaron a rodar precisamente por su intenso trabajo previo.

El actor decidió canalizar por completo al personaje de Edward Cullen aislándose del mundo entero durante semanas antes de la grabación. Pattinson aseguró que quería entender el sentimiento de soledad y aislamiento de Edward, por lo que no habló con absolutamente nadie durante ese tiempo. Al parecer, su visión del personaje era mucho más oscura y sombría de lo que estaba pensado, y finalmente el actor tuvo que suavizar ese punto de vista.

¿Qué te parece? ¿Hubieras sido capaz de llegar hasta ese extremo?