Blake Lively, Kristen Stewart, Natalie Portman o Shailene Woodley... Algunas de las mayores estrellas del cine se sinceran sobre sus peores experiencias con las escenas más picantes.