El lunes, las lluvias se restringirán al tercio norte peninsular y serán intensas sobre todo en el Cantábrico. También podría llover más débilmente en lugares de La Mancha y de Andalucía oriental. La cota de nieve estará entre 800 y 1.000 metros y las temperaturas apenas cambiarán.

El martes llegarán vientos ábregos a la península, esto es, de componente sur y suroeste más templados y húmedos, con lo que traerán mucha lluvia donde más falta hace que llueva. Por tanto, se esperan lluvias abundantes en Andalucía occidental, Extremadura, el oeste de Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, el sur de Castilla y León y el oeste de Galicia, así como el sur de los Pirineos.

Esas lluvias acabarán llegando a prácticamente toda la península a lo largo de la semana, aunque lloverá menos en el Cantábrico y en el Mediterráneo. Estas situaciones son típicas del otoño.

Hemos tenido ahora un tiempo más invernal y pasaremos a otro más otoñal, con borrascas que entran por Lisboa o el Estrecho que no llegan tanto al Cantábrico y al Mediterráneo. Además, las temperaturas ascenderán a partir del martes y las heladas nocturnas se quedarán acotadas a alta montaña. Puntos de las provincias mediterráneas superarán los 20 grados y la cota de nieve subirá a unos 1.500 metros.

En la Comunidad de Madrid para los cielos estarán nubosos, con evolución por la tarde hasta disminuir al final del día, mientras que las temperaturas máximas aumentarán.