El octavo mes del año es el elegido por la mayoría de los españoles para disfrutar de sus vacaciones. Por eso, nos podemos encontrar ante una masificación turística en los lugares más conocidos.

El clima es uno de los factores que determina la llegada de turismo en mayor o menor medida. Es por ejemplo temporada alta en Europa, donde es verano. Por lo que, viajar por el ‘viejo continente’, nos puede salir caro, ya que además estamos en una época donde aumenta la posibilidad de sufrir una ‘ola de calor’, como la que ya asoló Alemania o Rusia durante el mes pasado.

Sin embargo, lugares como el Sudeste asiático o Sudamérica, que vive época de monzones y temperaturas más bajas, se convierten en destinos más baratos.