Los pantanos españoles han comenzado este mes de junio con un 18% menos de agua que la media de la última década a estas alturas del año, puesto que acumulan actualmente 33.587 hectómetros cúbicos (hm3) y el promedio del decenio es de 40.904 hm3.

La reserva hidráulica nacional se sitúa ahora en el 59,9% de la capacidad total, después de que los embalses hayan perdido 265 hm3 en esta última semana, cuando las precipitaciones fueron muy escasas en la vertiente atlántica y prácticamente nulas en el área mediterránea, con el valor máximo registrado en San Sebastián (Guipúzcoa), donde se recogieron 8,7 litros por metro cuadrado, según datos dados a conocer este martes por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Los niveles más altos de agua embalsada en la actualidad corresponden al Cantábrico Oriental (93,2%); las cuencas internas del País Vasco (90,5%); Galicia Costa (89,5%); el Cantábrico Occidental (88,0%); las cuencas internas de Cataluña (85,8%); el Ebro (80,5%); Tinto, Odiel y Piedras (78,2%); el Miño-Sil (76,8%); el Duero (65,2%), y la cuenca mediterránea andaluza (63,8%). Por detrás están el Guadalete-Barbate (61,1%), el Tajo (53,5%), el Guadalquivir (51,8%), el Guadiana (50,6), el Júcar (40,8%) y el Segura (32,3%).

La serie histórica de la reserva hidráulica nacional, que se remonta a 1990 y a la que tuvo acceso Servimedia, indica que ha habido nueve años con menos agua embalsada que ahora en esta época: 1991 (59,7% de la capacidad total), 1992 (46,6%), 1993 (48,5%), 1994 (51,9%), 1995 (39,1%), 2005 (58,3%), 2006 (56,5%), 2008 (59,3%) y 2017 (56,5%). Por el contrario, en esta 23ª semana del año los pantanos estuvieron más llenos en 2013, cuando la reserva hidráulica nacional se encontraba al 85,5%, seguido de 2010 (83,0%), 1998 y 2014 (82,1%), y 2011 (81,0%).