El calor y el bochorno serán los protagonistas de este primer fin de semana de agosto "con temperaturas altas, pero normales para esta época del año", según Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

"Los cielos estarán poco nubosos o despejados en toda España. Sin embargo, habrá más nubosidad y posibilidad de lluvias débiles y dispersas en el Cantábrico occidental, sobre todo en el norte de Galicia y Asturias donde lloverá débilmente, así como en el norte de las Islas Canarias por los vientos alíseos intensos, en las islas más montañosas”, explicó del Campo.

En zonas montañosas de la Península como Pirineos, cornisa Cantábrica y sistemas Ibérico y Bético, “se formarán nubes de evolución hacia el mediodía que crecerán y podrán provocar tormentas, aunque serán dispersas y no demasiado intensas. En el resto de España, el ambiente estará despejado”.

En cuanto a las temperaturas, el portavoz de la Aemet señaló que este sábado subirán en el norte con respecto a las del viernes. “Subirán en el alto Ebro cinco o seis grados respecto al viernes. El domingo, en cambio, bajarán en el Cantábrico y subirán en el Mediterráneo”.

Este sábado, en el Cantábrico, los termómetros oscilarán entre los 26 y 30 grados, frente a los 22 y 25 grados del domingo. En el resto de España, las temperaturas no registrarán grandes cambios en el fin de semana.

En la cuenca del Ebro “apretará más el calor con temperaturas entre los 35 y 39 grados”. En la meseta norte habrá entre 33 y 36 grados de máxima. En la zona centro y sur entre 35 y 39 grados. En Baleares “también hará calor, sobre todo ,en Palma de Mallorca donde estarán entre 36 y 38 grados de máxima”, añadió del Campo. En el Mediterráneo, en cambio, hará un poco menos calor, entre 30 y 33 grados pero “se notará calor de forma más agudizada por el bochorno y la humedad”.

Las alertas por altas temeperaturas, de color amarillo, afectarán el sábado a seis provincias: Zaragoza, Madrid, Albacete, Cuenca, Jaén y Córdoba. Mientras que el domingo persisten en estas zonas y se extienden también a Lleida, interior de Valencia y de Mallorca.