El embolsamiento de aire frío, la DANA, ya ha pasado pero continúa el riesgo de precipitaciones hasta las seis de la tarde en zonas del Mediterráneo. Se tratará de chubascos que no provocarán ni tormentas, ni inundaciones vividas anteriormente. A partir de la hora marcada los avisos se desactivarán dando paso a una subida generalizada de los termómetros.

Los cielos estarán prácticamente despejados en casi todos los puntos de la Península. Tan solo habrá nubosidad, todavía bastante residual, en la isla de Menorca desplazándose desde el sur de la isla de Mallorca y en zonas de Girona y en el litoral de Cataluña. En el resto de regiones del país la nubosidad será de tipo bajo en toda la parte del Cantábrico más oriental que podrá dejar los cielos algo mas cubiertos.

La evolución de las precipitaciones irá a menos en el Mediterráneo con chubascos tanto en el norte de Huesca, de Lleida y en zonas de la cornisa Cantábrica de manera algo más dispersa y puntual. Serán lluvias débiles pero todavía con una probabilidad de más del 70% u 80% de que se den por intensidades de hasta 20 litros por metro cuadrado en puntos de Baleares y del litoral de Cataluña.

El viento aflojará dejando una noche cálida, con temperaturas algo más suaves en zonas centrales, salvo en puntos de Pontevedra y de A Coruña en donde el viento de origen marítimo dejará ambiente algo más fresco con nubosidad de tipo bajo.