Hacer deporte en condiciones extremas de calor y humedad cuesta. El calor provoca vasodilatación y sudaración, lo que facilita una deshidratación. Una de las competiciones más extremas es el Ironman de Hawai, donde compiten con unos 35-40 grados de temperatura en el maratón.

El calor penaliza el rendimiento, por lo que se recomienda evitar la exposición solar innecesaria o prolongada, adaptar la actividad física a un horario más razonable. Aconsejan beber cada 20 minutos e ir con ropa cómoda.