Las famosas 'Dracónidas' se llaman así porque los destellos estelares que veremos por la noche parecerían proceder de la zona del cielo donde se ubica la constelación de Draco.

Sin embargo, en realidad se trata de la estela del cometa 21p/Giacobini-Zinner que orbita alrededor del 'Soy' que por estas fechas pasa cerca de la Tierra. Las partículas de este cometa arden al entrar en contacto con nuestra atmósfera y esos son los destellos que vemos y a los que llamamos estrellas fugaces.

A diferencia de otras lluvias de estrellas que se concentran en las constelación que les da nombre -las oriónidas, las perseidas...-en esta ocasión no es imprescindible mirar hacia la constelación de Draco. En cualquier punto del cielo podríamos ver un destello, y siempre es recomendable tener la luna a nuestra espalda. La frecuencia que se calcula para estas dos próximas noches puede llegar a ser de unas 20 "estrellas fugaces" a la hora.