La familia de la víctima ha realizado un comunicado explicando lo ocurrido y aclarando que "el incidente fue algo desagradable pero sin mayor importancia ni consecuencias".

Asimismo defienden la actitud del actor y apuntan que Molina ha estado en todo momento en contacto con ellos para interesarse por el estado de la niña y disculpándose por lo sucedido.

La familia añade que no quieren que lo ocurrido pueda repercutir sobre el prestigio tanto personal como profesional de Micky Molina.