En Valencia le han llovido críticas a una dirigente de Izquierda Unida, Aurora Mora, por atacar en Twitter a un bar en el que no la atendieron en Valenciano. La camarera era argentina y no hablaba este idioma. En Espejo Público se ha entrevistado al propietario del local que explica su versión de lo ocurrido. Asegura que este caso de discriminación lingüística es totalmente aislado.

 

Francisco propietario de la Tasca El Botijo, explica que lo que ocurrió es que la camarera que atendió a la dirigirte de Izquierda Unida era argentina por lo que no entendía el valenciano. Los acompañantes de Mora y ella misma le pidieron en valenciano y no lo entendía por lo que fue a por otra camarera para que les atendiera, sin embargo los clientes ya "no querían que les atendiera otra", sino la misma camarera del principio. Entonces pidieron la hoja de reclamaciones pero al no haber consumido la camarera no sabía si podía dar este documento a la dirigente por no ser cliente. Pasó la Policía Municipal y explicó que sí que debía darle el libro de reclamaciones, de este modo Mora puso la reclamación.

El propietario asegura que esta queja no es relevante ya que es un caso aislado y asevera que en su local tienen a valenciano parlantes e incluso que cuando hay clientes que hablan en valenciano y el camarero es castellano parlantes pero entiende el valenciano hablan entre ellos en ambos idiomas y no hay ningún problema.

Francisco denuncia que Aurora Mora haya publicado el nombre del local ya que ellos son ciudadanos trabajadores que intentan ganarse el pan de cada día trabajando.