Las autoridades fueron hasta el domicilio del varón, de 33 años, en busca de datos que esclarecieran los hechos ya que es allí donde se produjo la amputación. Se trataba de un piso donde se alquilaban habitaciones. El compañero de piso de la víctima confirmo la versión de que se trataba de una autolesión, según informa Heraldo de Aragón.

Sin embargo, cuando la víctima es trasladada al hospital los médicos se percatan de que "el corte es muy preciso y quirúrjico". Les parece difícil que una persona se autolesione de una forma tan precisa y comienzan a sospechar que hay un autor.

"El corte es demasiado preciso para ser una autolesión"

Las pesquisas determinan que el hombre que apareció con el pene amputado había buscado voluntarios para que le cercenaran el miembro a través de internet. Tras las primeras comprobaciones el compañero de piso se dio a la fuga. La Policía le ha localizado y ha procedido a su detención acusándole de haberle cortado el pene a su compañero de piso, apunta Alfonso Egea.