Tal y como avanzó 'Espejo Público' la Fiscalía ha reabierto la investigación por la muerte de la joven de 22 años para practicar nuevas pruebas. Los nuevos avances tecnológicos han permitido rehacer un informe pericial que incrimina al exnovio de la chica. En la mano de la joven se encontró una partícula de plomo, estaño y bario igual a la de los residuos del disparo que terminó con la vida de Sheila.

Este joven quedó en libertad tras prestar declaración como sospechoso en su día. Sobre esos residuos aseguró a los agentes que se correspondían con los disparos que había efectuado unos días antes cuando salió de caza, sin embargo las pruebas científicas determinan que los restos eran incompatibles con una jornada de caza.

El hermano de Sheila no entiende que tras el nuevo informe no se haya detenido al principal sospechoso y recrimina la actitud de la familia del joven. "Llevan 14 años echando mierda a nuestra familia y el único que tiene las fibras de disparo y estuvo en el coche donde mataron a mi hermana es él. Mi hermana no está para defenderse pero estamos los demás", destaca.