Ciencia con Marron

Marron intenta crear la pizza perfecta con tecnología punta… ¡con un final inesperado!

La precisión de los ingredientes juega una mala pasada al invento que Marron nos ha traído esta noche.

Publicidad

Hoy traemos la máquina que todo el mundo querrá tener en sus cocinas. Vamos a hacer una secuencia del proceso para crear la pizza “perfecta”. Tendrá 3 pasos, en el primero rociaremos el tomate por la base de pizza, en el segundo dejaremos caer el queso, y por último, añadiremos alimentos como tomates cherry o aceitunas. La base de la pizza estará en movimiento constantemente gracias al giro de un tren eléctrico por sus carriles que va atado con una cuerda a dicha base.

Una vez accionemos el primer botón, dejaremos caer una tetera llena de tomate con un péndulo. Mientras pendulea esparce el tomate alrededor de toda la base de pizza. Se sujetará gracias a un electroimán que se desactiva para dejarla caer. Por otro lado, tenemos un servomotor con un brazo en cuyo extremo se encuentra un peine. Este peine se queda rozando la base de la pizza para dejar el tomate extendido.

El segundo botón, dejará caer el queso sobre la base. Para ello tenemos un motor paso a paso que deja caer un skate por la rampa. Encima de dicho skate hay un motor DC (corriente continua) con un colador de queso rallado. Cuando el skate baja hasta abajo, mueve el colador dejando caer el queso sobre la pizza. Por último, el motor paso a paso lo recogerá.

El tercer botón, para añadir alimentos. Vamos a añadir tomates cherry con una catapulta casera. Dejamos caer los tomates gracias a un solenoide dentro de la catapulta (Una cuchara). Con otro solenoide, accionamos la catapulta cayendo los tomates dentro de la base de pizza. Otro sistema será una espiral impresa en 3D, que gracias a un motor DC subirá las aceitunas hasta el punto más alto desde donde se dejarán caer a la base de pizza.

Todo el sistema electrónico se controla mediante un Arduino MEGA. Para accionar los motores se utiliza un driver de alta potencia que establece la velocidad de giro y sentido de cada motor. Para accionar los solenoides y el electroimán, se utilizan relés que una vez conmutan los activan. El servomotor, al tratarse de un servomotor de alta potencia se necesitará alimentación externa. Para el motor paso a paso se utilizará un driver específico.

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

Publicidad