Hoy tenemos con nosotros a Bob Thompson CEO de Naked Prosthetics (Seattle, EEUU) y Nick Armstrong (Illinois, USA).

Bob empezó con la empresa en 2010 porque su compañero tenía un dedo apuntado. Ha traído varios ejemplos para que os los podáis probar. 4 años después contactaron con Nick para hacerle la primera prótesis funcional del mundo.

Nick era soldador y tuvo un accidente con una máquina en el taller en el que perdió varias falanges de su mano derecha y alguna de su mano izquierda. Tras 4 meses que tardó las heridas en curar, Nick tuvo algún problema de tipo psicológico (trauma como que no podía evitar esconder las manos en público).

Cuando la empresa de Bob contactó con Nick, a éste se le abrió un mundo nuevo ya que no había mucho mercado en aquel momento, había probado alguna prótesis de silicona pero no tenía buenos resultados. La primera vez que se puso la prótesis pudo abrochar un botón de la camisa. Además a partir de ese momento notó un cambio en la gente al acercarse a su prótesis con admiración y no con pena. Nick, además ya tiene bastante experiencia con la prótesis porque lleva 3 años con ella.

La empresa tiene la palabra Naked porque la prótesis no “rellena” para conseguir un dedo.

Los materiales de los que está hecha la prótesis son nylon y acero inoxidable, lo que le permite una vida útil muy grande de unos 4 años y además esos materiales no son tóxicos de modo que puede comer y tocar comida sin problema.

Nos dice mucho de Nick sobre todo que haya vuelto a su anterior trabajo demostrando una confianza en sí mismo digna de admiración.