Del libro de Wells al cine de Spielberg

Quién le iba a decir a H.G. Wells que su novela de ciencia-ficción publicada por primera vez en 1898 iba a generar un fenómeno tan apasionante. Fue a primera vez que una publicación describía una invasión alienígena. La mítica recreación de Orson Welles alimentó la emocionante (y asombrosa) creencia narrada en su libro. El 30 de octubre de 1938 –en efecto, como broma de Halloween–, el futuro director de cine emitió en directo por la radio –la televisión ni existía– su particular adaptación de 'La guerra de los mundos', haciendo creer a los atemorizados estadounidenses que los marcianos habían atacado la Tierra.

La reacción de auténtico pánico entre sus oyentes demostró –más allá de la imaginación desbordante del que escuchaba atónito al otro lado– el enorme poder de los medios de comunicación. Welles lo adaptó a la década de las 30 y situó el ataque en EE UU, afirmando en la emisión que desde principios del siglo XX los humanos habían sido observados “por unos seres más inteligentes y, sin embargo, igual de letales”. Estos “monstruos” llegaban dispuestos a la más absoluta aniquilación, soltando un gas mortal, una llamarada que fulminaba a cualquier forma viviente.

El cine luego se encargó de reavivar la fenomenal historia con varias adaptaciones, entre las que destacan la de 1953, situada en California, y la más popular, la versión de Steven Spielberg de 2005, también ambientada en EE UU y protagonizada por un tipo común, un padre de familia con la cara de pavor de Tom Cruise.

La primera adaptación británica…

La obra original se situaba en la Inglaterra victoriana, y, aunque parezca mentira, nunca se había hecho una adaptación británica de 'La guerra de los mundos' que tuviera cierta relevancia. La cadena BBC traslada la novela durante el apogeo del Imperio Británico, en la época eduardiana de principios del siglo XX, al pueblo de Surrey. Los ingleses son lo más, hasta que se ven amenazados por fuerzas externas –en forma de meteoritos que darán lugar a los famosos trípodes gigantes– que no son capaces ni de entender ni de aplacar. Y por delante de todos los hombres, soldados, ministros, periodistas… una mujer, Amy (Eleanor Tomlinson, ‘Poldark’), inesperada líder en un mundo que rechaza su forma de entender la vida, más interesada por la ciencia que por las buenas costumbres de cualquier dama de la época. Junto a ella, forman el trio protagonista su enamorado marido periodista (Rafe Spall, ‘Jurassic World: El reino caído’) y un astrónomo que se las sabe todas (Robert Carlyle, ‘Érase una vez’).

'La guerra de los mundos' inglesa (‘The War of the Worlds’) es una miniserie de tres episodios que será presentada este domingo durante el Festival de Sitges.

… y la miniserie protagonizada por Gabriel Byrne

La miniserie de época británica compite este mismo mes con otra adaptación del evento apocalíptico de la cadena Fox en coproducción con Canal+, que en España se estrenará el día 28 en Fox. ‘War of the Worlds’, adaptada por Howard Overman (ganador del BAFTA por la serie ‘Misfits’), tendrá ocho episodios y, al igual que la versión de Spielberg, se sitúa en la época actual, pero en Europa. La protagonizan Gabriel Byrne –en un principio el nombre que se barajó fue el de Greg Kinnear– y Elizabeth McGovern (‘Downton Abbey’), personas normales que se enfrentan a experiencias extraordinarias. Según Byrne, al que hemos visto pasarlas igual de canutas en la película ‘Hereditary’, la serie profundizará en la lección que aportó el propio Wells en su obra. “La mayor amenaza no proviene de fuera, sino de nosotros mismos”.

Si la serie británica se centra en la desgarradora separación de la pareja por culpa de los acontecimientos y en la confusión por comprender lo que parece un acto de dios, en la adaptación de Fox los astrónomos detectan una transmisión desde otra galaxia, la prueba definitiva de que hay vida inteligente. Pero las noticias no son buenas. Los extraterrestres lo aniquilan todo y el terror colectivo se apodera del planeta. ¿Quiénes son los atacantes y qué quieren? Esa es la gran duda que plantea, junto a otros temas como la superioridad racial y el conflicto étnico y, especialmente, si las personas serán capaces de olvidar discrepancias y unirse para conseguir salvar a la humanidad.