1. Carrie Bradshaw: Por muchos años que pasen desde el final de 'Sexo en Nueva York' (2004) el personaje interpretado por Sarah Jessica Parker es sin duda uno de los personajes más odiados por los espectadores en la historia de la pequeña pantalla. Puede que sea por su falso feminismo, por su afición a los tacones y por su irresistible atracción a Mr. Big, o por todo la vez, pero Carrie jamás se salva de la quema.

2. Meredith Grey: Ahora no copa demasiado odio catódico pero en la etapa dorada de 'Anatomía de Grey', Ellen Pompeo provocaba un odio masivo por su interpretación de Meredith. Esos morritos y esa indecisión de si tenía o no una relación con Derek exasperaba a los fans de la serie médica. 

3. Sookie Stackhouse
: 'True Blood' no sería lo mismo sin la noña Sookie. ¿Me acuesto con Bill o me acuesto con Eric? Esa ha sido la eterna duda de Sookie y también lo que ha provocado el mayor ataque de los espectadores. Muchos han clamado por su desaparición pero lo cierto es que sin ella la serie no sería la misma.

4. Lorie Grimes
: Pocas se veces se han producido tantas críticas por un personaje que, por otra parte, era muy desagradecido de base. Ser la esposa infiel se lo puso muy difícil a la mujer de Rick. No fueron pocos los que respiraron aliviados cuando desapareció por completo de 'The Walking Dead'.

5. Hannah Horvath
: Es un hecho que todo lo que rodea a Lena Dunham levanta sarpullidos. La joven realizadora, guionista y actriz levanta tantos odios como pasiones. Realidad y ficción, personaje y actriz, se mezclan como nunca antes habíamos visto y hay una auténtica comunidad de haters que se alzan contra Lena, para la que no habrá paz catódica.