ObjetivoTV » Betty ve telenovelas

BETTY VE TELENOVELAS

¿Por qué elegir 'El hombre equivocado' ('Bay yanlis') con Can Yaman no es una equivocación?

Can Yaman llega a Nova y lo hace protagonizando 'El hombre equivocado' ('Bay yanlis') junto a Özge Gürel. La serie se estrena en Nova el próximo jueves 25 de noviembre a las 22.30 horas y ya puedes ver el primer y el segundo capítulo en ATRESplayer Premium. El protagonista es ya un aliciente más que suficiente para no considerar una equivocación ver esta serie, pero justo es reconocer también la relevancia de su compañera.

Publicidad

Son necesarios apenas unos minutos para ratificar algo más que evidente. Can Yaman, el protagonista de esta historia, tiene una telegenia incuestionable. La cámara lo quiere y esa relación sentimental tan especial se traslada a la audiencia.

Si bien del cariño hacia el actor no hay ninguna duda, en cuanto al personaje ya hay más dudas. Özgür Atasoy podría ilustrar en cualquier diccionario el concepto de mujeriego, playboy y hasta turkish lover. Özgür vive el día a día, aunque, tal vez sería más adecuado decir, la noche a noche, como le parece y, sobre todo, con quién le parece. Y no hay absolutamente nada que reprocharle porque no engaña a nadie. Como dice Luis Miguel en una de sus canciones más conocidas: "no hubo promesas, ni juramentos, nada de nada". Otro tema es que ellas interpreten la situación a su manera.

Özgür ya sería un personaje interesante quedándonos solo en la primera impresión. ¿Será posible que exista una mujer capaz de hacerlo sentar la cabeza? ¿Llegaremos a verlo compartiendo dos noches con la misma mujer? ¿Habrá alguna mujer inmune a sus encantos y que sea capaz de rechazarlo?

Pero si prestamos atención podemos darnos cuenta de que Özgür es algo más que la encarnación del hombre equivocado. Un hombre equivocado no le da la noche libre a un empleado para que solucione sus problemas sentimentales. Un hombre equivocado no ayuda a una mujer que bebe demasiado en un bar. Un hombre equivocado no intenta ayudar a una desconocida a superar sus miedos e inseguridades.

Por lo tanto, aún nos queda mucho por conocer de Özgür. Aún tenemos que descubrir si ese desapego por las relaciones estables se debe a una opción personal o si es consecuencia de algún desengaño. Aún tenemos que saber si esa fobia al compromiso es permanente o circunstancial. Aún tenemos que saber si el número 1.001 de su agenda va a ser la mujer definitiva o si va a seguir incrementando los contactos.

Pararrayos de pringados

Si Özgur nos despierta interés y curiosidad, Ezgi nos provoca ternura. Está viviendo una sucesión de catastróficas circunstancias que parecen no tener fin. Descubre que su novio la engaña, tiene un accidente de coche, pierde su trabajo, es testigo de cómo su ex le pide matrimonio a otra, tiene que dejar la que consideraba su casa…

No es que Ezgi sea un pararrayos de pringados o que tenga mal ojo para elegir a los hombres, Ezgi simplemente toma malas decisiones en su afán por encontrar la felicidad. Özgür califica a Ezgi de desesperada, pero su desesperación no viene de querer casarse como objetivo vital fundamental. Ezgi solo quiere encontrar a alguien con quien ser feliz.

Y ahí empiezan nuestras preguntas, ¿cómo es posible que una chica inteligente como ella no sea capaz de identificar a los sinvergüenzas que se le acercan? ¿Cómo es posible que todos los hombres que han pasado por su vida la hayan engañado de una u otra manera? ¿De dónde viene esa confianza ciega en el amor?

En apenas dos horas hemos visto Özge Gürel ha conseguido hacernos reír a carcajadas, nos ha emocionado su sucesión de decepciones y hasta nos ha hecho pensar con sus reflexiones.

Porque Ezgi parece haber tocado fondo o, al menos, ha tomado la decisión de no volver a caer en las redes de un sinvergüenza. Es más, se ha dado una oportunidad con el doctor Serdar, pero ha sumado un fracaso más a su lista de momentos olvidables.

Pero lo más importante es que ya ha superado la fase de quedarse llorando en el sofá comiendo chocolate. Ezgi ha reconocido que tal vez tiene un problema para relacionarse y ya ha encontrado una posible solución: buscar el asesoramiento de quien sabe más que ella.

Es más, casi podría decirse que se ha apuntado a un máster sobre cómo evitar sinvergüenzas impartido por alguien a quien prácticamente todos consideran un sinvergüenza.

Una pareja de mutuo acuerdo

Aunque por ahora Özgür y Ezgi no sean conscientes, la audiencia ya nos hemos dado cuenta de que las casualidades no existen o, por lo menos, no existen tan sucesivamente. ¿Coincidir en un taxi? Es una casualidad. ¿Coincidir después en un restaurante? Es una posibilidad. ¿Terminar compartiendo habitación como ejemplo de caballerosidad? Es una probabilidad. ¿Terminar siendo vecinos? Es una señal. ¿Necesitarse mutuamente por diferentes motivos? Es el destino.

Los caminos de Özgür y Ezgi podrían no haberse cruzado nunca. Tienen vidas y caracteres muy diferentes, pero en un par de días no solo han coincidido en el

espacio y el tiempo, sino que, además, han coincidido en la misma sintonía. Es decir, pese a sus opiniones contrapuestas y sus discusiones, pese a su aparente animadversión, han tenido conversaciones que solo se mantienen con aquellos con quienes hay más confianza.

Porque han hablado sin tapujos ni miramientos. No han sido una pareja que han intentado mostrar lo mejor de sí mismos para impresionarse o seducirse mutuamente. No. Han sido ellos mismos con sus virtudes y sus defectos. Han generado una confianza y una conexión de la que ni siquiera son conscientes.

Es más, en medio de su presunta ojeriza, también ha habido hueco para los elogios. Özgür le ha dicho claramente a Ezgi que es "especial" y Ezgi, sin darse cuenta, ha descrito algunas de las cualidades que ya hemos descubierto de Özgür: comprensivo, altruista, respetuoso, sensible…

Al margen de esa conexión subconsciente, han conseguido establecer un nexo entre ambos. Cada uno tiene algo que el otro necesita. Él tiene las claves de la seducción que ella quiere. Ella cumple los parámetros de esa novia momentánea que él necesita para calmar las ansias casamenteras de su madre.

Han llegado a su primer acuerdo. La duda está en cómo gestionarán los términos de ese pacto. ¿Terminará Ezgi utilizando las enseñanzas de Özgür para seducirlo? ¿Se convertirá la aprendiz en la horma del zapato del maestro? ¿Será la falsa novia de hoy la futura novia de mañana?

Unas casamenteras muy maternales

En el desarrollo de esa historia van a tener un papel muy relevante las madres de ambos personajes porque ambas comparten el mismo interés: quieren ver a sus retoños casados.

Por ahora la madre de Ezgi mantiene cierta distancia, pero la madre de Özgür ha pasado directamente al ataque. No solo quiere a su hijo casado, sino que quiere nietos lo antes posible. Y si él no está por la labor, ya se encarga ella de preparar un casting de posibles nueras. La verdad es que hay que reconocer su habilidad. Solo ha necesitado una foto de Özgür, obviamente sin Photoshop, para conseguir que 50 jóvenes casaderas acudan a una boda con la esperanza de ser la elegida.

¿Qué sucederá cuando conozca a Ezgi? ¿Resultará convincente la actuación de la pareja? Para nosotros ya es evidente el feeling que existe entre ambos. La mirada de Özgür cuando Ezgi entró en el ascensor rumbo a la fiesta no necesita ningún comentario. ¿Lo será también para su entorno más cercano?

Y no podemos perder tampoco de vista a los amigos de ambos. Cansu ya ha hecho el vaticinio de que Ezgi tendrá un anillo de compromiso en el dedo próximamente. ¿Habrá acertado con el caballero que le regalará ese anillo o se llevará una sorpresa? Eso sí, también ha activado todas las alertas al ver la expresión de Ezgi tras “conocer” a su vecino.

En definitiva, aunque la lógica nos diga que debemos mantener una prudente distancia de seguridad con los hombres equivocados, nos pasa lo mismo que a Ezgi: no podemos evitar querer acercarnos una y otra vez a este ‘Hombre equivocado’, aunque sea a través de una pantalla.

Seguro que te interesa:

Can Yaman cumple 32 años: Las fotos que le han convertido en el auténtico galán turco

Publicidad