ObjetivoTV » Betty ve telenovelas

BETTY VE TELENOVELAS

Cenk y Nedim, ángeles y/o demonios en 'Ciudad cruel'

Si 'Ciudad cruel' fuese una telenovela convencional, los roles de Cenk (Ozan Dolunay) y Nedim (Berker Güven) serían claros y nítidos. Uno sería el galán indiscutible y el otro oscilaría entre el rol de tercero en discordia y el de villano. Sin embargo, en esta historia es casi imposible determinar quién es quién porque su evolución, sus actitudes y sus actos nos hacen vivir en la constante duda de si estamos ante dos ángeles, dos demonios o uno de cada.

Nedim, ¿todo por la venganza?

Nedim apareció como la gran víctima. Vivía postrado en una silla de ruedas, recluido en el ático de la mansión, sometido al maltrato y las vejaciones de Seniz y acompañado únicamente del cariño incondicional de Agah.

El mundo de Nedim se abrió de par en par cuando Cemre cruzó las puertas de la mansión. Fue una brisa de aire fresco que se convirtió en un huracán. Por primera vez alguien entendía a Nedim. Alguien escuchaba sus gritos de socorro sin que necesitara pronunciar ni una sola palabra.

Nedim | nova

Cemre fue la mejor medicina para Nedim. Le dio ilusión y, sobre todo, esperanza. Esperanza de recuperar su capacidad para comunicarse, para valerse por sí mismo y para recuperar la vida que había perdido. Nedim empezó a recuperarse por amor a Cemre y aceleró el ritmo por desamor.

La boda de Cemre y Cenk fue un duro golpe que Nedim no supo encajar ni entender ni asimilar. No era capaz de comprender como aquella chica que le sonreía con los ojos podía casarse con su primo. Y ahí surgió un nuevo Nedim. El Nedim que sumó los celos al odio, el rencor y la rabia por lo sucedido cuando era un niño.

A pesar de sus ansias de venganza, Nedim sigue siendo una buena persona. Lo prueba la forma en que comprende el dolor de Ceren por su bebé y la forma en que trata a quienes lo cuidaron y protegieron cuando estaba indefenso. Sin embargo, hay momentos en que la venganza lo ciega. Hasta el punto de dejar marchar al amor de su vida o de poner en peligro la empresa familiar.

Nedim ha dado un paso al frente con Cemre. Ha vuelto a ser el ángel enamorado que desea que ella sea feliz. Es un paso importante para salir de la espiral de odio en la que había entrado. Queda por ver si seguirá avanzando en ese camino. Si se dejará aconsejar para no destruir el legado empresarial de sus mayores. Si podrá reconstruir la familia que ahora mismo está prácticamente destruida.

Cenk, el monstruo con corazón

Cenk | nova

Si a Nedim lo conocimos como la víctima, Cenk era en aquel entonces el victimario. Era el rebelde que incordiaba a su padre con su mera presencia. Era el cómplice de una madre capaz de todo con tal de salvaguardar su estatus. Era quien ocultaba un secreto de tal magnitud que no podía mirar a los ojos a su primo e intentaba acallar su conciencia en una combinación de fiesta, chicas y alcohol.

Sin embargo, pronto descubrimos que Cenk no había heredado la frialdad de Seniz. A él lo vistieron como el malo de la historia, pero resultó ser una víctima más. Una víctima de la manipulación de una madre ambiciosa y egoísta. Cenk no hubiera tirado a Nedim por la venta si no escuchara continuamente que su primo era una amenaza para él. Si no le hicieran sentir que le robaba la atención de su padre. Si no le hicieran creer que Nedim era el príncipe de la casa y que él era casi un mendigo.

Y, también en este caso, la irrupción de Cemre iluminó las sombras de Cenk. No sólo liberó en parte su conciencia al confesar su delito, sino que además se convirtió en aliado para proteger a Nedim, para evitar que sufriera aún más.

Eso sí, justo es reconocer, que en la boda con Cemre había en Cenk cierto toque Seniz. Se casaron para que ella pudiera regresar a la mansión, estar cerca de Nedim y ayudarlo a recuperarse. Pero en el fondo del corazón de Cenk había la esperanza de que ese matrimonio de conveniencia terminara siendo un matrimonio real.

Pero, aunque las cosas no salieron como él querría, Cenk demostró su caballerosidad. Quiere a Cemre y quiere que sea feliz. Por eso está siempre donde ella quiere que esté, sea a su lado, sea en la distancia.

Cemre, el antídoto

Cemre | nova

Cemre ha sido, sin duda, el antídoto que ha curado los males tanto de Nedim como de Cenk. Ha sido el faro que los ha sacado de sus respectivas sombras. A uno le dio la fuerza suficiente como para recuperar su salud y su vida. Al otro le reconfortó el alma recordándole que un niño nunca puede ser un monstruo.

Eso sí, en el caso de Nedim, no solo fue el revulsivo que le devolvió la esperanza, sino que también fue el detonante de su rabia. Y, ahora, una vez más, Cemre vuelve a ser clave en las decisiones de Nedim. Cuanto más cerca esté ella, cuanto más escuche sus palabras, mejor obrará Nedim.

En el caso de Cenk, Cemre fue la mano a la que se agarró para liberarse del yugo emocional de su madre. Tal vez al principio Cemre solo fuera un capricho, como lo fue en su momento Ceren, pero pronto se vio que no era así. Cemre era diferente. Tanto que hasta Cenk soportó consciente y estoicamente ser el segundo plato.

Al final, tanto Cenk como Nedim han estado subiendo y bajando del cielo al infierno en base a su relación con Cemre. Los dos han puesto a la enfermera cantante en el centro de sus vidas. Los dos se preocupan por ella. Y los dos quieren que ella se feliz.

Y en esa situación la posición de Cemre es, cuanto menos incómoda. Desde el primer momento ha intentando limar asperezas entre ambos. Que se traten, se quieran y respeten como la familia que son. Y, por eso, ahora mismo es consciente de que ella es el mayor punto de fricción entre los dos.

Es cierto que ambos compiten por el cariño y la atención de Agah desde que eran unos niños.

Es cierto que han establecido un duelo por ver quién tiene mejor actitud y aptitud para gestionar el emporio familiar. Solo hizo falta que Nedim exigiese hacer efectiva su herencia para que Cenk recordarse sus años de formación en Estados Unidos.

Sin embargo, en ambos aspectos tal vez sea posible un puente de entendimiento. Tal vez llegue el día en que acerquen posiciones cediendo ambos parte de su orgullo. Pero, en el caso de su relación con Cemre, la felicidad de uno supondrá la infelicidad del otro.

Y de cómo gestionen todas esas emociones y las verdades que aún quedan por descubrir dependerá que descubramos la verdadera esencia de cada uno. ¿Entenderá Nedim que necesita el consejo y los conocimientos de Cenk para dirigir la empresa? ¿Asumirá Cenk que Nedim aspire a recuperar a Cemre? ¿Serán capaces de mantener una conversación que no derive en discusión? ¿Llegará el día en que puedan mirarse a los ojos sin resentimiento?

Cenk y Nedim, ¿son ángeles? ¿son demonios? ¿o son una combinación de ambos determinada de las circunstancias?