'Juego de Tronos' se ha coronado como la última serie en hacer desaparecer, de forma inesperada, a uno de los personajes más queridos. Sin embargo, la serie de HBO no ha inventado nada nuevo. Los giros inesperados son una constante en las series, y sin duda, la muerte de personajes y su posterior vuelta a la vida son uno de los recursos más empleados.

Otras veces, es la presión de la misma audiencia la que hace recular a los productores de la series, que se ven obligados a revivir a algún personaje, lo que sin duda complica la trama y les proporciona más de un quebradero de cabeza.

'The Walking Dead' se postula como otro de los ejemplos más recientes. La serie, centrada en un apocalipsis zombie, da a entender que a lo largo de sus temporadas se producirá más de una muerte. Pero no siempre es así.

La presunta muerte de Glenn causó un gran impacto en los seguidores de la serie, sobre todo por el gran esfuerzo que la serie realizó para que la muerte pareciera real. El actor fue borrado incluso de los títulos de crédito, pero como muchos esperaban, Steven Yeun regresó a la serie cuatro episodios después.

El caso de 'Sherlock' y su posible muerte en la serie de la cadena BBC era más complicado de creer. La serie, sin Benedict Cumberbatch, tenía poco sentido y a pesar de que vimos cómo Sherlock se suicidaba en la segunda temporada, en la tercera entrega se descubrió que había fingido su propia muerte.

El ejemplo de 'Arrow' es totalmente distinto. La propia serie cuenta con un pozo que resucita a los muertos, por lo que los seguidores de la serie son bastante escépticos con las muertes que se producen. En la serie de The CW ya han vuelto a la vida dos personajes, Thea Queen y Sara Lance.

Uno de los perros más queridos de la televisión, Brian de 'Padre de Familia' también fue asesinado en la serie. Supuestamente, los Griffin habían conseguido un nuevo perro, pero su amigo Stewie viajó en el tiempo para salvarle, para alegría de todos los seguidores de la serie.

'Prison Break' dejó escenas bastante impactantes, pero el momento en el que Lincoln recibe una caja con la cabeza de Sara dentro fue, sin duda, uno de los más tensos. Pero, para variar, nada era lo que parecía, y es que en la cuarta temporada se descubrió que la cabeza no era de Sara, sino de otra persona.

La primera temporada de 'The 100' contó con un órdago, y es que el canciller Isaiah Washington se sacrificó quedándose atrás en la estación espacial para que la ciudad se salvara. Ya en la segunda temporada se supo que este logró salir con vida.

Las muertes en series fantásticas como 'Teen Wolf' son algo más normal. En esta ocasión, el personaje de Jillian Suzanne Wagner abandonó la serie en la primera temporada, pero regresó en la cuarta entrega siendo una criatura bastante extraña, un Were-Jaguar.

Shonda Rhimes nos tiene acostumbrados a sus muertes inesperadas, e incluso innecesarias. En 'Scandal' le tocó al personaje de Scott Foley, Jake, que supuestamente murió apuñalado. A pesar de los esfuerzos del actor por darle más credibilidad a la muerte de su personaje, el tiempo desveló que era mentira. De hecho, sigue apareciendo en la quinta temporada de la serie.

'Dallas', la que fuera una de las series míticas de Estados Unidos, también tuvo su propio giro de guión. Bobby Ewing perdía su vida en un accidente de coche, aunque luego todo resultó ser un sueño del protagonista.

La muerte de Alison en 'Pequeñas mentirosas' fue la trama principal de las primeras temporadas, hasta que s descubrió que al final no estaba tan muerta como parecía.

Y para acabar, y como no podía ser de otra forma, Jon Snow. El personaje de 'Juego de Tronos' sobre el que más se ha hablado en los últimos meses perdía su vida, supuestamente, en la quinta temporada, aunque son muchos los rumores que hablan de que en la sexta entrega veremos de nuevo al personaje de Kit Harington en Poniente.