ObjetivoTV » Actualidad » España

LAS MEJORES HISTORIAS DE AMOR DE LA TELEVISIÓN

El amor siempre triunfa en la pequeña pantalla

San Valentín se acerca y para celebrar el día más feliz de todos los enamorados queremos recordar aquellas parejas que han pasado a la historia por hacernos suspirar, morir de amor y en ocasiones hasta pasarlo mal por ellos. Algunas juntas desde siempre, otras con altibajos, pero todas con algo en común: el triunfo de su historia de amor.

Publicidad

Muchas de estas parejas han estado desde siempre unidas como Marge y Homer Simpson o Lilly y Marshall en 'Cómo conocí a vuestra madre', a pesar de sus idas y venidas. Otras, como Sarita y Lucas de 'Los Hombres de Paco' o Alicia y Julio de 'Gran Hotel', lo han tenido más complicado y se han visto obligados en muchas ocasiones a ocultar su amor.

Lo que queda claro es que al final el amor siempre vence, por eso queremos recordaros en estas fechas tan amorosas, los tortolitos más cariñosos de la televisión.

Quimi y Valle ('Compañeros')
La chica más buena y lista y el chico más malo del colegio Azcona. Se convirtieron rapidamente en la pareja más popular de la televisión durante los casi cinco años que la serie estuvo en antena y fue sobre todo por lo difícil que le resultó a Quimi conseguir el corazón de Valle, una chica con carácter, hecha a sí misma y de armas tomar. Pese a los desencuentros que tuvieron, fue una pareja que marcó un antes y un después.



Marge y Homer ('Los Simpson')
Ante nosotros tenemos al matrimonio más duradero de la televisión y el que más idas y venidas ha tenido, pero al mismo tiempo, el que más suspiros nos ha hecho soltar. "Jacques, el rompecorazones" es uno de los capítulos que quedará en nuestra memoria, en concreto la escena en la que Marge decide visitar a Homer a la central y él, feliz de tener consigo a su mujer, la coge en brazos y se la lleva entre los vitoreos de sus compañeros de trabajo.



Lucas y Sara ('Los Hombres de Paco')
El claro ejemplo de que los amores imposibles pueden hacerse realidad. Sarita, una adolescente con cara de no haber roto nunca ningún plato enamorada de Lucas, el guapo policía compañero de su padre, un padre muy protector con su única hija, la niña de sus ojos. Pese a que Lucas se hizo mucho de rogar durante casi toda la serie, finalmente terminó picando el anzuelo, y aunque también tuvieron sus idas y venidas y algunas terceras personas de por medio, el amor terminó triunfando.



Lily y Marshall ('Como conocí a vuestra madre')
Los mejores amigos de Ted Mosby demuestran que el primer amor puede ser el único para siempre. Desde 2005 que se comprometieron y hasta el final, Lily y Marshall formaron la pareja perfecta que se complementaba hasta en las cosas más mínimas. Su amor fue tan duradero que en el último capítulo de la ficción se revela que años después Lily y Marshall continuaban felizmente casados y con tres hijos.



Ana y Alberto ('Velvet')
Y de las eternas parejas pasamos al amor prohibido de parejas como Ana y Alberto. Ana, una costurera de baja clase social y Alberto, heredero de las Galerías Velvet donde Ana trabaja como modista. Enamorados desde siempre, cuando se reencuentran años después, no son capaces de estar separados y pese a los contratiempos a los que se tienen que enfrentar, deciden darse una oportunidad porque el amor al final puede con todo.



Alicia y Julio ('Gran Hotel')
Otro de los grandes amores prohibidos de la televisión ha sido el de Alicia y Julio. Al igual que les ocurría a Ana y Alberto, pertenecer a diferentes clases sociales en una época muy diferente a la actual, les complicó vivir felizmente su historia de amor. Pese a todo, consiguieron superar todos los obstáculos que se les pusieron delante y, como no podía ser de otra forma, terminaron fundiendose en un precioso beso en la colina donde tantos momentos habían vivido juntos.



Sandra y Culebra ('Los Protegidos')
El amor entre Sandra y Culebra no fue instantáneo, ya que al principio no se podían ni ver. Fue surgiendo poco a poco, aunque esta pareja contaba con un gran inconveniente que les hizo posponer su amor y es que no podían tener contacto debido a los poderes eléctricos de Sandra. Quizás fue por ese mismo motivo que el beso final de estos dos tortolitos fue de los mejores y más esperados de la televisión.

Publicidad