ECONOMÍA DOMÉSTICA

Vacaciones pagadas con préstamos: ¿Es una buena opción para ti?

Si no hemos ahorrado a lo largo del año para las vacaciones, corremos el riesgo de pedir dinero al banco para poder disfrutar de unos días de relax.

Una chica disfruta leyendo en una hamaca.

Una chica disfruta leyendo en una hamaca. iStock.

Publicidad

Puede que ya estés de vacaciones o que tus días de descanso estén a la vuelta de la esquina, es momento de disfrutar y desconectar de todo.

Pero no debemos olvidar nuestro dinero, siempre va con nosotros y forma parte de nuestro día a día, por ello aunque estemos de vacaciones tenemos que intentar organizarnos de la mejor manera posible.

Pedir un préstamo para las vacaciones

En muchas ocasiones nos hemos visto agobiados y presionados por el día a día y lo hemos dado todo en nuestras vacaciones, incluso endeudándonos más de la cuenta.

Luego te plantas en octubre, ya trabajando, habiendo pasado la vuelta al cole de septiembre, y te siguen llegando pagos de las vacaciones que ya están en el cajón del olvido…

Por eso, quiero advertirte de los riesgos que tenemos al pagar nuestras vacaciones con préstamos y cómo puede afectarnos en el futuro, para que tomes consciencia y no vuelvas a subirte a la rueda de los créditos.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que las vacaciones nos las hemos ganado, ya que hemos trabajado todo el año para poder disfrutar de unos días de relax.

Muchas veces queremos superarnos y no adaptarnos a nuestra situación con el argumento de que "nos lo merecemos". Pero tenemos que ser conscientes de que si durante el año no hemos contemplado como objetivo nuestras vacaciones, probablemente no podamos llegar a todo lo que queramos.

Seamos flexibles: tendremos que adaptarnos a nuestra situación actual si queremos pasar el verano manteniendo nuestras finanzas sanas.

Riesgos de pedir un préstamo para vacaciones:

Si cuando te vas de vacaciones no te preocupa nada, ni hacer un presupuesto, ni organizarte, ni endeudarte y optas por pedir un crédito ten en cuenta los riesgos que esto supone:

1. Pagar tus vacaciones sin tener una previsión durante el año puede afectar a tus finanzas de forma grave.

Si durante el año no contemplamos como uno de nuestros objetivos irnos de vacaciones y ahorrar para esta época del año, lo que más fácil tenemos a mano es el endeudamiento, para ello es súper importante una planificación desde principios de año y organizar tus finanzas. A veces no le damos importancia, pero tener salud en nuestras finanzas nos puede reducir muchos dolores de cabeza.

2. Los préstamos y créditos personales tienen un tipo de interés más elevado, por lo que vas a devolver mucho más de lo que realmente hayas gastado.

Cuando contratamos con el banco un préstamo personal de 3.000 € por ejemplo, dependiendo del tipo de interés al que lo contratemos, podemos llegar a devolver bastante más cantidad de la que hemos solicitado. Tenemos que ser conscientes de que nos están prestando dinero y que nos van a cobrar por ello.

3. Endeudarte por las vacaciones de 15 días puede desequilibrar tus finanzas durante unos cuantos meses. Por no decir un año, ya que los préstamos personales suelen tener un plazo mínimo de devolución, por ejemplo 1 año, 6 meses,... con lo que arrastraremos el gasto de las vacaciones cuando ya ni nos acordamos de ellas.

Esto puede hacer tambalear tus finanzas y hacer que se desequilibren hasta que hayas podido amortizar todo el préstamo.

Mi recomendación es que seamos lo más conscientes posibles con nuestros movimientos y que sepamos las consecuencias que tienen y cómo afectan a nuestro futuro financiero.

Respiremos y reflexionemos un poco antes de sacar la tarjeta de crédito a pasear o de financiar nuestras vacaciones.

Novamas » Vida

Publicidad