CUERPO Y MENTE

¿Qué es mejor yoga o pilates?

Tanto el yoga como el pilates son actividades cuerpo-mente, es decir, trabajan la parte física teniendo muy presente la importancia del trabajo mental y espiritual.

Una mujer practica un ejercicio de yoga.

Una mujer practica un ejercicio de yoga. Pexels.

Publicidad

STORIES

En ocasiones tienden a entenderse como actividades muy parecidas, pero pese a que tienen objetivos similares, pilates y yoga son muy diferentes.

Para buscar un símil que todos podemos entender, salir a correr o en bicicleta tienen como objetivo común el entrenamiento cardiovascular.

Sin embargo, cada actividad es muy diferente y son más o menos recomendables en función de tus características.

Es importante decidir qué quieres conseguir para elegir la que más te conviene.

Beneficios del yoga

El yoga es una disciplina que nació en la India hace más de 5.000 años. Su característica principal es la de ser una actividad cuerpo-mente con trabajo físico, mental y espiritual.

Hay diferentes tipos de yoga, pero sus objetivos son comunes:

  • Controlar la respiración.
  • Entrenar la movilidad articular buscando elongaciones musculares.
  • Meditar

Esta disciplina aporta múltiples beneficios para personas con afecciones musculoesqueléticas, cardiopulmonares, enfermedades reumatológicas y autoinmunes, pero también para embarazadas, adultos mayores y personas con alteraciones en la salud mental (estrés, ansiedad, depresión…).

Beneficios del pilates

Fue creado por Joseph Pilates a principios del siglo XX a partir de otras especialidades como el yoga, la danza, la gimnasia y el ballet. En este caso, se trata de una actividad cuerpo-mente sin componente espiritual.

Sus objetivos son algo distintos a los del yoga:

  • Mejorar la flexibilidad.
  • Entrenar la tonicidad muscular.
  • Trabajar la conciencia corporal.

Esta actividad aporta beneficios como la mejora del dolor lumbar percibido, la persistencia de problemas emocionales (estrés y depresión, entre otros ) y una mejora de la calidad de vida.

Diferencias entre yoga y pilates

Ambas actividades aportan aspectos positivos a las personas que lo practican:

  • Trabajo cuerpo-mente.
  • Mejora de la postura y alineación corporal.
  • Entrenamiento del core o zona central del cuerpo (músculos que estabilizan el cuerpo).
  • Mejora de la movilidad articular y la flexibilidad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta los elementos que las diferencian:

La principal diferencia entre yoga y pilates la podemos encontrar en el origen de ambas disciplinas. El yoga es una disciplina en sí misma, mientras que el pilates tiene al yoga como una de sus bases.

¿Qué te combiene más, el yoga o el pilates?

Si la meditación es una de tus prioridades, decántate por el yoga, ya que en en pilates no vas a encontrar ese momento para ti.

No obstante, evalúa bien la modalidad que quieres realizar, porque existen opciones más espirituales y otras más físicas. Algunos ejemplos con alta implicación física son el Ashtanga Yoga y el Bikram Yoga.

Ya os hablé de los beneficios de esta última modalidad en otro artículo de NovaMás.

Diferencias en la respiración

La respiración en pilates consiste en inhalar por la nariz y espirar por la boca, al mismo tiempo que se coordina con la alineación corporal y se activa el suelo pélvico y el transverso del abdomen.

El yoga, por su parte, focaliza el trabajo en la respiración con inhalación y la espiración por nariz, mientras se centra la atención en la postura corporal.

Materiales para practicar yoga y pilates

Ambas modalidades se pueden trabajar solo con el propio peso corporal. La diferencia radica en que el yoga utiliza material solo como soporte, para facilitar las posturas (bloques, cinturones…), mientras que el pilates puede utilizarlo tanto como soporte como para entrenar resistencia.

¿Qué es mejor para ti?

Como hemos podido ver, pilates y yoga presumen de beneficios comunes. Si puedes combinarlos y asistir a ambas clases, mucho mejor. Si quieres o necesitas decantarte por una de ellas, tus gustos juegan un papel clave en la decisión.

En el caso de que la meditación sea algo secundario para ti, puedes optar por pilates o por alguna modalidad de yoga más física.

Elijas la que elijas, busca una clase que se ajuste a tu nivel. Pilates y yoga son dos actividades cuerpo-mente, lo que no quiere decir que sean fáciles ni de baja intensidad. De hecho, una clase de nivel superior al que tenemos puede ser lesiva y perjudicial, igual que ocurre con cualquier otro tipo de entrenamiento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Pilates sin salir de casa: ejercicios de nivel iniciación

Novamas » Vida

Publicidad