NovaMás » Gente

EN EL HOSPITAL

La hija de 11 años de Sonia Ferrer, operada de urgencia

La hija de la presentadora Sonia Ferrer ha sido operada de urgencia en el hospital a sus 11 añitos.

Sonia Ferrer

Gtres Sonia Ferrer

Publicidad

La presentadora Sonia Ferrer no está pasando por uno de sus mejores momentos. Hace unos días revelaba en sus redes sociales que había fallecido un íntimo amigo suyo, con el que horas antes había quedado a merendar, por un accidente de tráfico en el que fue atropellado. "Ahora mismo debería estar contigo, cerveza en mano (vino para mi), riéndonos de nuestras hazañas mientras aprovechamos para hacer terapia. Eso de yo te doy consejos a ti y tú a mi y luego no hacemos ni puñetero caso de lo dicho. En lugar de eso, estoy intentando recomponerme para ir al tanatorio a despedirme de ti", decía en la publicación.

Y ahora ha salido a la luz que su hija de 11 años ha tenido que ser ingresada en el hospital. De nuevo, la presentadora ha recurrido a sus redes sociales para desvelar que la pequeña se ha caído y se ha roto el codo: "Ayer salí del tanatorio corriendo hasta el hospital porque tenían que operar de urgencia a mi hija que se había caído y roto el codo".

"Desde las siete de la mañana pidiendo ir al cole y… ¡Sorpresa! Ha venido un profe a llevársela al aula hospitalaria. Se le ha iluminado la cara. ¡Os quiero a todos! Qué de mensajes bonitos y llenos de buenos deseos me escribís, no sé cómo agradecéroslo. Quiero que sepáis que leo todos los mensajes aunque no pueda contestar siempre y me siento muy afortunada", finalizaba, contando que su hija está de lo más animada para la recuperación.

Diagnosticada de un tumor

No son las dos únicas malas noticias que Sonia Ferrer ha recibido estas semanas. La presentadora revelaba el pasado mes el duro momento que pasó tras ser diagnosticada con un tumor: "Yo tenía 15 años y un tumor de hueso en la columna que me estrangulaba la médula. Una supuesta eminencia en traumatología le dijo a mi madre que tenía un dolor imaginario y que solo quería llamar la atención. Tenía ya 16 y un “gran” urólogo insinuó delante de mi madre y mi abuela que viviendo sola en el extranjero, a saber con quién me habría acostado y qué infección podría haber pillado (vivía sola, sí, pero seguía siendo virgen aunque nadie parecía creerme)".

Publicidad