Los muebles de madera son imprescindibles en todas las casas. Bien sea una mesa, una silla, el cabecero de la cama... Este material es básico a la hora de decorar una habitación, ya que le aporta calidez y elegancia. Sin embargo, con el tiempo los muebles se van estropeando o manchando. Si tu caso es el segundo, te contamos cómo puedes deshacerte de las manchas en las superficies de madera.

La madera es un material consistente y duradero, sin embargo, existen factores que pueden hacer que se estropee. El sol y las altas temperaturas, por ejemplo, pueden hacer que los acabados de tus muebles se dañen y pierdan su color original. Por otra parte, la humedad tampoco es amiga de la madera. Un ambiente húmedo puede favorecer la proliferación de hongos, sobre todo en los muebles que se encuentran en el exterior.

Cada madera tiene una cantidad distinta de resinas, aceites y taninos que la componen. Estos elementos definirán la durabilidad de este material, además de las condiciones en las que se encuentre y los cuidados que reciba el mueble. Cuando limpies tus muebles de madera, es imprescindible que los seques después con un paño limpio. Si los dejas mojados y que se sequen al aire libre, este material puede abombarse y estropearse.

Para mantener un cuidado óptimo de tus muebles de madera, es necesario que los enceres de vez en cuando para que no pierdan su brillo. Sin embargo, es aún más importante que retires el polvo de los mismos casi a diario, para evitar que las partículas se cuelen entre las juntas y luego sean más difíciles de quitar.

Puede que en los últimos días hayas encontrado una mancha en alguno de tus muebles de madera o, simplemente, una marca en tu mobiliario lleva tiempo ahí pero no sabías cómo quitarla. En el vídeo superior te enseñamos el método paso a paso para devolver el brillo a tu mueble y quede como nuevo. Además, solo necesitarás pasta de dientes para eliminar la mancha que desees.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Trucos para que tu ropa no se estropee en la secadora

Este es el paso esencial que no debes olvidar al desinfectar una superficie