El lavavajillas es un electrodoméstico que se encarga de quitar la suciedad de nuestros platos, vasos y cubiertos entre otros. Sin embargo, en algunas ocasiones puede que deje de lavar como siempre y no limpie como es debido por algún problema.

Si tus platos no quedan igual de brillantes que cuando los compraste o les quedan restos de comida tras el programa, quizás tu lavavajillas no esté cumpliendo su función correctamente aunque parezca que funciona bien. Para estos problemas existen soluciones caseras que no precisan llamar a un técnico, ni esperar a que alguien eche un vistazo a tu lavavajillas y te lo arregle.

Sin embargo, existen otros inconvenientes que pueden aparecer en tu lavavajillas y que te hagan llamar a un técnico que sepa repararlos. Por ejemplo, que dicho electrodoméstico no desagüe bien puede ser un inconveniente, porque el agua se quedará retenida en su interior y puede hacer que tu vajilla no huela bien. Otra de las averías que puede tener tu lavavajillas es que no seque. Esto puede llegar a ser muy latoso para quien retire los platos y cubiertos de su interior, ya que se le añadirá la tarea extra de secar estos objetos.

Que no coja el agua o que no la caliente también pueden ser pequeños inconvenientes para que tu lavavajillas funcione correctamente. Si pones pastillas de detergente en el cajetín de este electrodoméstico, puede que hayas experimentado también que esta no se deshaga, ni aunque pongas el programa más largo. Si alguno de estos problemas te ocurre, lo más seguro es que tengas que llamar al técnico para que repare tu electrodoméstico.

En el vídeo superior te explicamos qué problemas son los más comunes de los lavavajillas y cuáles son sus soluciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Utensilios de cocina que nunca jamás deberías meter en el lavavajillas

Cosas que no sabías que puedes meter en un lavavajillas y deberías