Novalife » Útil para ti

ALIMENTOS TÓXICOS

¿Qué alimentos no puedes dar a tu mascota bajo ningún concepto?

Mucho se habla de los alimentos tóxicos para los animales y el tema parece ya aburrir. El problema que nos encontramos es que aunque pudiera parecer que todo el mundo tiene claro lo que se puede y no se puede hacer, en realidad no siempre es así.

Publicidad

Hoy vamos a intentar separar las creencias populares de la realidad, por sorprendentes que parezcan.

No es sólo por el azúcar: ¡El chocolate es tóxico!

El alimento estrella es el chocolate. Hoy en día nadie ofrece este dulce capricho a su mascota pero el motivo no siempre está claro. No es tanto por la cantidad de azúcares sino por el cacao en si mismo, que resulta tóxico para la mucosa gástrica.

Esta diferencia es crucial ya que a los fanáticos del chocolate negro, con mayor pureza, pudiera tentarles el hecho de no tener azúcares añadidos y correrían el riesgo de intoxicar a su mejor amigo en mayor grado aún.

El resto de azúcares están igualmente prohibidos ya que su escaso metabolismo por parte de los animales hace que se deposite y acumule provocando el fallo de múltiples órganos.

Los huesos:

Cuando hablamos de huesos tenemos el mismo problema. Parece establecido a nivel popular que los huesos crudos no se astillan o que los de caña de vaca son beneficiosos para los dientes y resultan inocuos y nada más lejos de la realidad. Todos los huesos se parten y se pueden quedar atascados en el intestino o en el estómago, y son una de las principales causas de cirugía digestiva. Hoy en día no hay ninguna justificación para seguir dándoselos a los animales.

En los gatos tenemos el mito de las raspas de pescado. Aunque pudiera parecer muy entrañable la imagen establecida por Disney, son innumerables los problemas que podría provocar a los mininos dejarles comerlas.

Ñam ñam | iStock

La leche:

Otros alimentos menos conocidos son la leche, que igualmente parecen beneficiosos y nada más lejos de la realidad ya que los animales dejan de producir lactasa al finalizar el amamantamiento y les produce diarreas y molestias digestivas. Sin embargo, los lácteos ya fermentados si pueden ser beneficiosos en determinados momentos salvo los quesos curados ya que su alto contenido en sal les daña el riñón.

Carne y otros alimentos crudos:

Un tema hoy en día en auge son las dietas Barf, basadas en ofrecer alimentos crudos a nuestras mascotas, justificándolo como una alimentación más acorde con sus ancestros salvajes. El dar alimentos de origen animal crudos, ya sean huevos, vísceras o musculatura, no sólo provoca alteraciones digestivas sino que esta prohibido por ley, por el alto riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas cuyo último afectado serían los propietarios de dichas mascotas.

¿Seguro que son malas las legumbres?

Como rarezas incluimos las legumbres, castigadas dentro de los alimentos que pueden usarse por creer que favorecen algunas enfermedades. Al contrario de lo que afirman en algunos artículos, son una fuente de proteína adecuada para poder usarse en pequeñas dosis. El problema viene si usamos los restos de nuestros guisos de legumbres, con sus condimentos y grasas añadidas, que sí son del todo perjudiciales.

Frutas, verduras y hortalizas inadecuadas:

Un grupo aparte son las frutas, verduras y hortalizas. Hay que tener sumo cuidado con ellas. Las más tóxicas son las cebollas y los ajos, tanto crudos como cocinados, ya que producen rotura de los glóbulos rojos de nuestros peludos amigos.

Las frutas contienen muchos azúcares que no les vienen nada bien y algunas semillas como las de las manzanas o las uvas, toxinas que aún en mínimas dosis pueden ser fatales.

A diario nos encontramos con consultas por reacciones anafilácticas sin causa aparente y al investigar descubrimos que compartieron los ganchitos, la pizza peperoni y el refresco del dueño durante el partido de la noche anterior. Todo esos alimentos procesados, con cafeína, teínas o alcoholes ni qué decir tiene que no solo les producen alteraciones gastrointestinales sino que pueden provocar un shock alérgico con fatales consecuencias por fallo agudo de su riñón o hígado.

Debemos tener cuidado con lo que ofrecemos a nuestras mascotas por muy natural o lógico que nos parezca que coma ese alimento.

Publicidad