Novalife » Útil para ti

MASCOTAS

¿Es peligroso dormir con las mascotas en la cama?

Sea el pequeño perrete o el gato, la cuestión es que es una lucha constante que no se suban en la cama. Y por la noche lo habitual es que te los encuentres a los pies de la misma, ¿es conveniente?

Publicidad

Mininos o perros. Con pelo corto o con pelo largo. Da igual: desde pequeño te costaba horrores que no se subiese en tu cama. Y al final acababas diciendo “pelillos a la mar, a mí también me apetece achucharle”. Pero, ¿es conveniente dejar que tus mascotas duerman en tu cama?

“El tacto de nuestro peluche particular, el calor -tan reconfortante sobre todo en invierno- y el cariño que sentimos por ellos nos hacen difícil resistirnos a compartir sábanas y colchón, o por lo menos dormitorio, con nuestros perros o gatos. Esta práctica no tiene por qué ser negativa, de hecho hay estudios (como este de la Mayo Clinic que así lo confirma”, explica el veterinario Juan Pascual.

Y continúa: “De todos modos hay que ser prudente porque en ciertas circunstancias puede ser contraproducente”.

Aspectos positivos

¿Cuáles serían las ventajas de dormir acurrucado con la mascota?

- “Emocionales: el tacto y el calor del animal son reconfortantes, especialmente para los más pequeños, que pueden evitar así los temores nocturnos. Y qué duda cabe que tener a nuestro amigo sobre los pies en invierno es muy agradable”.

- “Sensación de seguridad: los perros siempre están alerta y dormir con ellos en la misma habitación puede dar a personas que vivan solas, mayores, etc una sensación de mayor seguridad, de alerta ante sonidos extraños”.

- “Para el propio animal puede resultar un antídoto frente a la ansiedad de la separación. No es una solución definitiva pero puede atenuar el problema durante la noche”, afirma.

- “Para algunos, tener a la mascota al lado, escuchar su respiración puede tener un efecto calmante que contribuya a un buen sueño”.

- “Estrechar lazos: evidentemente dormir con nuestro perro o gato hará que el vínculo entre ambos sea más fuerte”.

- “Si el animal tiene un horario fijo de comida o paseos os servirá sin duda de fiel despertador”.

Aspectos negativos

Como todo hay sin embargo aspectos que pueden desaconsejar esta práctica, por ejemplo:

- “Los animales tienen unos ciclos de sueño distintos a los nuestros. Durante la noche se despertarán, moverán, cambiarán de postura. Sin duda eso puede ser disruptivo para el sueño y empeorar su calidad”, explica. Y eso, por ejemplo, pasa mucho con los gatos, que se pasan el día durmiendo y por la noche..

- “Prepárate para limpiar bien la cama: si tu mascota duerme contigo, vas a encontrar pelos por todas partes”.

- “La presencia de pelos y epitelio puede desencadenar o empeorar casos de alergias y asma”.

Gato en la cama | iStock

- “Es imprescindible que el animal esté perfectamente desparasitado tanto de parásitos externos (pulgas y garrapatas) como internos, de lo contrario el riesgo sanitario de compartir cama es importante y grave”.

- “Algunos perros roncan muy fuerte y pueden impedir un sueño relajado”.

- “Otros emiten gemidos, gruñidos o se mueven cuando sueñan, lo que puede ser molesto”.

- “Ojo con los cachorros o perros pequeños, podemos aplastarlos y hacerles daño sin querer”.

“Hay muchos factores a considerar antes de permitir que tu mascota comparta la cama contigo, como el tamaño de la casa, el tamaño del animal y la cantidad de animales que tienes. No querrás que tres San Bernardo intenten meterse en la cama contigo”, finaliza.

Publicidad