El baño es el lugar al que todo el mundo acude para deshacerse de su suciedad. Se utiliza constantemente y por él pueden llegar a pasar muchas personas. Cuando tienes la suerte de que otra persona lo limpia por ti y no tienes que preocuparte de ello, todo en orden. Sin embargo, cuando te toca hacer la limpieza general de casa, es normal que si piensas en limpiar el baño te pueda provocar un dolor de cabeza. Por eso, en este vídeo te mostramos unos trucos para que zonas como la ducha y los azulejos aguanten impecables más tiempo y luzcan bien estética e higiénicamente.

En el baño se acumula mucha humedad, fuente de bacterias y hongos que perjudican nuestra salud, por lo que requiere de una limpieza exhaustiva. En especial, ciertas piezas. Por ejemplo, limpiar el plato de la ducha no suele traer muchos problemas, sin embargo los cristales sí, ya que a él se adhieren restos de cal y de jabón, y le dan un aspecto desaliñado. En este vídeo sólo necesitarás unos pocos productos que no faltan en casa, y que además no son nocivos ni agresivos, a diferencia de la lejía.

Lo ideal es limpiar la ducha justo después de utilizarla, empleando un paño seco, pues al hacerlo con frecuencia ahorrarás tiempo y esfuerzos. Aunque es normal que una ajetreada rutina no te permita tener el tiempo suficiente para mantenerlo impecable, realizar este pequeño esfuerzo diario puede ahorrarte mucho tiempo a largo plazo y así no tendrás que hacer una limpieza exhaustiva al cabo de los días, lo que sólo contribuye en aumentar nuestro agotamiento. Sin embargo, esto no siempre es posible, y por ello te mostramos unos trucos muy efectivos para que tu baño se mantenga más tiempo limpio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Vinagre con lejía: por qué no debes mezclar estos dos productos nunca

El método definitivo contra los malos olores en el baño

5 cosas que se estropean en el baño (y todos guardamos ahí igualmente)