Novalife » Sexualidad

Placer

Estos son los trucos del sexo oral perfecto

Un sexo oral fácil, divertido y súper placentero para ti y para tu pareja.

Sexo

iStock Sexo

Publicidad

Cuando oyes hablar de sexo oral te quedas con muchas dudas porque el tuyo no parece tan maravilloso como lo cuentan y es que esta práctica siempre tiene un halo de misterio. Todas nos preguntamos si lo hacemos bien, si tenemos la técnica cogida y si de verdad le está gustando. En realidad, el sexo oral gusta a prácticamente a todo el mundo y es una manera divertida de cambiar la rutina sexual y de hacer de una sesión de sexo un encuentro más placentero.

¿Por qué debes practicar el sexo oral?

Estimular los genitales de nuestra pareja con la boca o dejar que nos lo hagan es una de las prácticas más íntimas. Derribamos tabúes como que los genitales huelen o saben mal y ayuda a que nos comuniquemos más sexualmente. No es lo mismo recibir caricias que guiar a otra persona para recibir el mayor placer posible y es que ahí está la clave.

¿Cómo dar y recibir el mejor sexo oral?

Hablando antes y practicando después. La comunicación es la llave que abre la puerta a unas relaciones realmente satisfactorias. Debemos ser sinceras y guiar a nuestra pareja para que toque con sus labios y lengua los puntos exactos que nos hacen derretirnos de placer.

La primera regla es no tener prisa

Dedicar el tiempo que sea necesario para intercambiar vuestras opiniones sobre el sexo oral, sobre vuestras experiencias anteriores y sobre cómo os gusta hacerlo. No vayáis directamente a los genitales. El sexo oral, igual que cualquier otra práctica de máxima satisfacción, comienza por los juegos. Cread el vuestro propio que os vaya abriendo el camino. La excitación es un afrodisíaco excelente para que una vez os pongáis manos a la obra todo vaya sobre ruedas. Si no precalentáis, puede que el encuentro boca genital resulte demasiado brusco y no sea tal y como esperábais.

Placer
Placer | iStock

Truco 1: Acércate y aléjate. Haz que el deseo se apodere de vosotros y que llegue un momento donde no haya vuelta atrás. Juega a que te pones con todas tus ganas y de repente desaparecen y te alejas del objetivo. Vuelve de nuevo y repite hasta que tu pareja se derrita en tu boca.

No es sólo un punto

Cuando pensamos en sexo oral creemos que simplemente hay que emplearse a fondo lamiendo una parte de los genital y listo, pero no, no es así. Para conseguir un buen sexo oral debes saber comerte bien una piruleta. Como lo oyes. Las piruletas las chupamos por diferentes lados, por arriba, abajo, absorbemos... lo mismo debemos hacer en la vulva y en el pene. El clítoris es muy importante, pero lo es tanto como recorrer antes los labios externos e internos. Después, con suavidad y con las yemas de los dedos vamos abriendo los pliegues y acercando la punta de la lengua. En el caso del pene, comenzamos desde la base y vamos creando movimientos con la lengua a lo largo de todo el tronco hasta llegar al glande. Una vez ahí alterna la punta de la lengua con movimientos circulares la base de ésta.

Truco 2: Usa toda tu lengua y labios. A veces jugamos con la punta, pero la clave está en alternar todas las partes de la lengua e incluso los labios para ejercer presión y usar las diferentes texturas que tenemos dentro de nuestra boca.

Hay más que la lengua en el sexo oral

¿Quién no ha oído hablar del mito del caramelo de menta extra refrescante antes de practicar sexo oral? Esto, aunque no os lo parezca, tiene su parte verídica y es que el frescor del aliento provoca un efecto frío que hace que las sensaciones sean más intensas.

Si quieres provocar este efecto hielo o jugar con el frío o calor, puedes usar lubricantes con sabores y con efecto frío y calor para aumentar la excitación y hacer que tu pareja y tú tengáis nuevas experiencias.

Truco 3: Usar complementos como plumas, telas u otras texturas para excitar los genitales sin que haya un contacto directo. Hay que tener cuidado cuando se nos ocurre usar alimentos o dulces, ya que éstos contienen azúcar que ayudan a que las bacterias aumenten y pueden provocar infecciones.

A nosotras también nos gusta el sexo oral

Cuando buscamos en internet cómo hacer sexo oral o cuáles son los mejores trucos de sexo oral, las primeras respuestas que recibimos es cómo hacer bien una felación. No nos podemos creer que aún sigamos así, por eso vamos a reivindicar que el sexo oral es para todas y todos.

Eso sí, no nos gusta de la misma manera. Mucho más allá de géneros, a cada persona le gusta de una forma diferente. El tamaño y forma de los genitales también tiene que ver y es que avergonzarnos de ellos nos hace decir que no a esta práctica que puede ser muy placentera si nos relajamos y olvidamos las vergüenzas.

Truco 4: Olvídate de los complejos sobre tus zonas íntimas. Nadie las tiene perfectas. Cada persona tiene una forma diferente, un olor y una textura. Para familiarizarte con ellas, comienza a mirarte al espejo sin ropa y a nombrar las partes que más te gustan de ti. Cuando te venga a la cabeza alguna que te genere un pensamiento negativo, intenta transformarla y sacarle la parte positiva.

¿Y si no me gusta el sexo oral?

Hay personas a las que nos les gusta ni hacerlo ni recibirlo y es algo absolutamente habitual. Háblalo con tu pareja y sé sincera. Intenta buscar una explicación de por qué no te gusta o si es concretamente por alguna peculiaridad de la pareja con la que estás. Tal vez poniéndolo en común entruentres la respuesta. Si es por un problema de autoestima genital, vuelve al truco cuatro y ponte a trabajar en ello. Después, tómate tu tiempo para ver si dices un no definitivo al sexo oral.

Publicidad