La primera cita es un momento en el queremos mostrar nuestra mejor cara, halagar a la otra persona, hacerle sentir cómoda y sobre todo que se lleve una buena impresión sobre nosotros/as. En otras palabras, vendernos y que nos acaben comprando. Pero muchas veces los nervios nos pueden jugar una muy mala pasada y vernos envuelto/as en líos de los que no sabemos cómo salir, ni cómo hemos llegado a ese punto de la conversación en la que la hemos cagado tanto.

Con ánimo de intentar evitar pasar tal mal rato y con intención de ayudaros a no cometer errores que ya han cometido otros, aquí os dejamos una lista de 10 temas de conversación o comentarios que mejor no sacar en una primera cita:

1. “¿Tienes mucho/as ex?” o “¿Conozco a alguno/a?”: Sacar el tema de lo/as ex en una primera cita es una de las peores ideas que se te pueden ocurrir, y más si le pones en un compromiso a la otra persona. No tiene por qué hacerte una lista, ni eres un cura al que tenga que ir a confesarse. Y mucho menos preguntes si lo/as conoces en modo detective para saber con quien ha estado o ha dejado de estar la otra persona.

2. “Mi ex solía pedir esto…” o “Mi ex estaba loca”: ¡Vale! Si la anterior era una cagada, esta es LA CAGADA. Nunca, jamás de los jamases se te ocurra comparar a la persona que tienes en frente con tu ex y mucho menos hacer comentarios negativos sobre ella. Tu cita puede llegar a pensar que puedes hablar igual de mal de ella o que eres un capullo.

3. “Te pareces a mi madre”: ¿Perdón? Esto es exactamente lo que puede pensar la otra persona. Le estás comparando con una mujer más mayor que ella y encima eso te hará parecer un niño de mamá. Además, tu cita seguro que no pasa por alto el pensar que tu madre se inmiscuye mucho en tu vida y que va a tener que competir con ella por tu atención de algún modo.

Cita | iStock

4. “Te quiero”: ¿En la primera cita? Pero si ni siquiera te sabes su segundo apellido. Esta es una frase con mucho contenido emocional, es mejor que te la reserves para otro momento que no sea la primera vez que os veis.

5. “Y tú, ¿cuánto ganas?” o “Pues yo tengo tanto dinero en el banco”: No importa si la cantidad que digas o te digan sea negativa o positiva, el caso es que para algunas personas esto puede ser muy irrespetuoso, arrogante o pretencioso.

6. “¿Por qué no me traes otra cerveza?” o “Pues parecía que no tenías estudios”: Las faltas de respeto hacia la otra persona mejor si te las ahorras… Aunque con tus amistades te comportes como una persona mandona por naturaleza o enmascares los típicos comentarios que desvaloran al otro con frases como: “era una broma”; y ello/as te lo permitan, la persona que tienes delante no tiene porque aguantar estos comentarios por tu parte.

7. “Yo, yo, yo, yo…”: Toda la noche hablando de ti puede llegar a ser molesto y aburrido. Tienes el 99% de posibilidad de que no quiera volver a repetir la cita contigo.

8. “Quemaría a todas las feminazis” o “Yo no soy nazi/homófobo…peeeroo”: No te metas en estos berenjenales de los que luego no sabes cómo salir y la acabas cagando más. No sabes cómo piensa la otra persona, ni cómo va a reaccionar ante estos temas, así que mejor si te guardas estos comentarios para tu casa.

9. “¿Cómo te gusta follar?”: Sacar este tema en una primera cita igual no es muy recomendable, aunque bueno, según las intenciones con las que se haya dado ese encuentro. Aun así, deja esta pregunta para cuando tengáis un poquito más de confianza.

10. “¿Te casarías por la iglesia?” o “¿Tendrías hijos?”: Los planes a largo plazo a muchas personas les aterrorizan. Si de verdad no quieres que salga corriendo evita sacar temas de conversación en los que exista un imaginario juntos a muy largo plazo de compromiso.

Como consejo final: interésate más por la persona que tienes delante que por ti mismo/a.