Sea en la bañera, en ese magnífico jacuzzi que tenéis en vuestra habitación de hotel, en la piscina o en el mar, sea donde sea, medio acuático y sexo requieren de algunas informaciones previas para evitar disgustos posteriores.

Porque puedes pensar que como estamos en el agua, se lubrica mejor, por ejemplo. Y no es el caso. Charlamos con la sexóloga Raquel Graña sobre los errores más comunes que se cometen cuando se tiene sexo en el agua. Ahí van:

- “Tener en cuenta que la lubricación natural NO se mantiene en ningún caso, por lo que va a costar mucho más entrar y no va a ser precisamente "suave", comenta la sexóloga. Este es el error más común que puede frustrar nuestra intentona o al menos, dificultarla. Lo que nos lleva al segundo punto…

- No utilizar lubricantes porque se piensa que como estás en el agua, todo irá de corrido, nunca mejor dicho. Además que hay que reconocer que los lubricantes siguen teniendo mala prensa y muchas ideas preconcebidas (como la de que solo es para gente de determinada edad que va perdiendo lubricación), cuando en realidad debiera formar parte, junto con el condón, de tu kit sexual. “En el caso de sexo en el agua recomiendo utilizar lubricantes de base silicona para que dure más”.

Pareja en la piscina | iStock

- Tercer error: con el calentón o las prisas, olvidarse del preservativo. “Preservativo siempre, pero como con lo anterior, su lubricación se irá ya que seguramente sea de base agua”. Así que mejor escoger el que te decíamos más arriba.

- Ir deprisa, a lo loco… “Paciencia, no va a entrar por arte de magia y máximo teniendo en cuenta que no hay lubricación natural”.

- Saltarse los preliminares, en definitiva, concentrarse en la relación puramente genital: “Recomiendo jugar mucho y excitaros al máximo, para que sea mucho más sencillo”. Otro consejo que nos da Graña: “Es mucho más recomendable jugar y penetrar fuera del agua y después, entrar en el agua, aunque esto es ya decisión de cada uno”.

- Y por último, otro tip práctico: “Existen unas bolitas de lubricante que se pueden introducir en la vagina y que "explotan" en el interior. Pueden ayudar a la penetración, pero siempre se necesita un lubricante externo o tener una excitación muy elevada para que se pueda llevar a cabo”.