Novalife » Sexualidad

CATÁSTROFES EN LA CAMA

¿Por qué se rompe el condón (y cómo evitarlo)?

El preservativo es eficaz siempre que se use bien, por eso es importante saber cómo prevenir posibles roturas para no llevarse un susto.

iStock ¿Por qué se rompe el condón (y cómo evitarlo)?

Publicidad

Existen multitud de métodos anticonceptivos, pero todos sabemos que el preservativo es uno de los más seguros. Tanto para evitar embarazos no deseados como, sobre todo, para evitar infecciones de transmisión genital. Sin embargo, no hay ningún método que sea efectivo al cien por cien. En el caso del preservativo, uno de los principales problemas es que se produzca una rotura. Pero, ¿podemos evitar que se rompa el condón? Conocer los principales motivos de las roturas de un preservativo nos puede ayudar a evitar llevarnos este susto. Aún así, es importante recordar que en estos casos existen métodos de emergencia, como es la conocida como “píldora del día después”.

Según un trabajo publicado en 'Sexually Transmitted Infections', existen ciertos motivos que aumentan el riesgo de rotura del preservativo. El primero, como es obvio, es que entre en contacto con algo afilado, bien sea a la hora de guardarlo, de abrirlo, o de colocarlo. El segundo es elegir mal la talla del condón. De hecho, los hombres que no se sentían cómodos con el condón elegido reportaban 2,3 veces más roturas que aquellos que sí se sentían cómodos con el mismo. Por último, el otro gran hándicap era la mala colocación del condón, que hacía que quedase aire dentro, el cuál provocaba la rotura.

Teniendo en cuenta esta información, estos serían algunos tips básicos para evitar que tengamos que lamentar un preservativo roto:

1) Elegir bien el condón: Evitar que un condón se rompa empieza por elegir el condón más adecuado para nuestra pareja y nuestra práctica sexual. Aquí habría que tener dos aspectos claros. El primero, que elegir un condón depende del diámetro del pene y no de la longitud del mismo. El segundo que, por ejemplo, para prácticas de coito anal es mejor un preservativo más grueso y no uno fino.

2) Guárdalo en un lugar seguro: Una vez tenemos nuestros preservativos es importante saber conservarlos. Nada de llevarlos en la cartera apretados de mala manera o en un neceser en el que compartan espacio con tijeras, cortaúñas o cualquier otro objeto afilado. Lo mejor es tener un pequeño monedero o neceser solo para los preservativos. Igualmente, en casa, es mejor dejarlos en un lugar fresco y no cerca de una fuente de calor importante como radiadores, junto a rayos del sol en el coche, etc.

Condón | iStock

3) Comprobar la fecha de caducidad: Los preservativos también caducan. Puede que en algún momento fuéramos optimistas y comprásemos demasiados, pero no hay que tirar de condones que lleven mucho tiempo sin haber sido usados. Mejor comprobar siempre la fecha de caducidad o, ante la duda, comprar preservativos nuevos.

4) Ten cuidado al abrirlo: Nada de usar los dientes y si usamos tijeras con mucho cuidado de cortar por la parte adecuada y comprobando que no hemos tocado el preservativo que hay dentro. El abre fácil se inventó para algo.

5) Colocarlo con mimo: Está bien hacer del momento de colocación del preservativo algo divertido y sexy, pero es mejor evitar riesgos. Sobre todo si tenemos uñas, como las postizas, que puedan resultar afiladas. Igualmente, es mejor evitar usar la boca, aún más si tenemos una ortodoncia. Para colocarlo es importante apretar el depósito que hay en la punta del preservativo, ponerlo sobre el glande y después estirarlo con cuidado. Es clave que este depósito, pensado para la expulsión del semen, no quede hinchado con aire.

6) Si puedes, usa lubricante: En ocasiones el motivo de la rotura es que la relación sexual se realiza sin que la pareja esté lo suficientemente lubricada y la fricción provoca que se rompa el condón. Por ello, si puedes, utiliza un poco de lubricante para mejorar la fricción y de paso mejorar la sensación.

7) Compruébalo antes de tirarlo: A veces la rotura es evidente, otras no tanto. Por ello, después de cada relación comprueba que el preservativo no se ha roto hinchándolo con un poco de aire o poniéndolo bajo un grifo con agua.

Publicidad