ANTICONCEPCIÓN SIN PÍLDORA

ANTICONCEPCIÓN SIN PÍLDORA

¿Pueden utilizarse los monitores de fertilidad como anticonceptivos?

Se trata de una forma de conocer nuestra fertilidad de forma natural y más fiable que los métodos tradicionales.

Píldora anticonceptiva
Píldora anticonceptiva | iStock
Silvia C. Carpallo
  Madrid | 23/04/2019

Cada vez hay más mujeres que quieren tener un mayor control de su cuerpo, de su menstruación y también de su fertilidad. Así, si bien los anticonceptivos hormonales son una opción segura y mejorada respecto a las píldoras iniciales, hay mujeres que prefieren optar por una planificación familiar que no implique usar fármacos en su cuerpo.

En este sentido, siempre han existido métodos alternativos y tradicionales como el método Ogino, es decir, evitar tener relaciones sexuales durante los días fértiles. Pero éstos nunca han sido del todo fiables, ya que no todas las mujeres tienen el mismo ciclo menstrual, y algunos parámetros como el moco cervical o la toma de temperatura basal podrían dar lugar a errores.

Así, en este panorama de la apuesta por lo natural, una vez más ha irrumpido la tecnología, con los llamados monitores de fertilidad. Es decir, herramientas que ayudan a ser más precisas respecto a los días fértiles, tanto para buscar, como para evitar un embarazo. Tanto que aseguran más de un 99% de precisión.

Lara Castro, sexóloga, ha probado varios modelos de primera mano, precisamente, en una búsqueda de métodos alternativos para la anticoncepción. Como ella explica en su blog, “Sólo somos fértiles muy pocos días al mes. Y, aun así, nos medicamos con hormonas diariamente… Es como tratarse el dolor de estómago todos los días, aunque no te duela”.

Basándose en su experiencia personal, lo primero que destaca es lo sencillo de su uso. “Se trata de medir tu temperatura basal todas las mañanas, aprendiendo más sobre tu ciclo y basándose en estadísticas de estudios científicos a nivel mundial. De esta forma, cada día te muestra si estás en un día fértil (luz roja) o no (luz verde)”.

Como otros puntos a favor, señala que algunos modelos incluyen una app en el móvil para poder llevar un control más directo y que tiene una larga vida útil. Pero la verdadera cuestión es, ¿de verdad pueden tenerse en cuenta como una alternativa a otros métodos anticonceptivos?

Teniendo siempre en cuenta que este tipo de métodos no sirven para prevenir las infecciones de transmisión genital, sino solo para evitar embarazos no deseados, Ana Gaitero, ginecóloga del Centro de Reproducción Asistida Sanitas Alcobendas concluye que “No existe un monitor de fertilidad totalmente efectivo”.

Calendario | iStock

La explicación de la experta es que “Es cierto que favorece poder elegir los días más fértiles, pero hay muchas otras variables que influyen en la posibilidad de conseguir un embarazo”. Concretamente, la ginecóloga aporta que “Estos dispositivos se basan en los cambios fisiológicos que se producen en el ciclo ovárico de la mujer cada mes, como cambios en la temperatura corporal y la secreción de hormonas para conseguir que un óvulo que pueda ser fecundado”. De esta forma matiza que si bien “Los métodos tradicionales —como el método Ogino— de forma aislada, no son muy eficaces, al unir varios aumenta su sensibilidad para detectar los días más fértiles”. Pero no se trata de una ciencia tan exacta.

Así, respecto a si igualmente pueden tener una mejor función para buscar un embarazo, ya que este es su objetivo fundamental, Gaitero insiste en que dependerá del caso. Para parejas que tienen ritmos de vida complicados y que no mantienen relaciones sexuales regulares, puede ser una herramienta útil que ayude a la hora de planificar los encuentros en busca de un embarazo. Sin embargo, para las parejas que realmente tienen un problema de fertilidad “Pueden retrasar el acudir a un especialista para valorar si está pasando algo que dificulte conseguir el embarazo”.

La otra perspectiva es que esta herramienta es al fin y al cabo una forma de conocer de forma más concreta la fertilidad de cada mujer, y no basarse en la cuenta de los 28 días que no encaja con todo el mundo. Por ello, Castro concluye por su parte que “Observar el desarrollo de nuestro ciclo nos ayuda a conocer nuestro estado de salud”, por lo que esta opción, como una forma de autodescubrimiento personal, nunca es desdeñable.

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo proteger los muebles del jardín en otoño

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.