Novalife » Sexualidad

COMODIDAD EN EL SEXO

Lubricantes de agua y de silicona: en qué se diferencian y cuándo debes usar cada uno

Muchas personas utilizan lubricantes durante sus relaciones sexuales, ya que les ayuda a que estas sean más fluidas y placenteras. ¿Sabías que existen diferentes tipos? Te contamos cuál es más adecuado para cada ocasión.

Publicidad

En las relaciones sexuales es fundamental que ambas personas se sientan cómodas y puedan disfrutar en igual medida. En el caso de las mujeres es esencial que estén bien lubricadas antes de una penetración vaginal. Por otro lado, en el caso del sexo anal, también es importante que la zona esté lo suficientemente húmeda. Se evitarán heridas producidas por el roce y se disfrutará más del sexo.

Estar bien lubricado es un requisito casi indispensable para disfrutar de las relaciones. Para lograrlo, es necesario estimular las zonas erógenas y tomarse un tiempo antes de cualquier tipo de penetración. El sexo va mucho más allá de eso. Sin embargo, puede que, aunque una persona esté estimulada, no lubrique como debería. La edad y factores hormonales pueden influir enormemente en la cantidad de flujo producido. Pero no hay de qué preocuparse. Por eso existen los lubricantes.

¿Qué tipos de lubricantes podemos encontrar?

Existen diferentes tipos y que serán más adecuados unos u otros dependiendo del uso que les demos. Principalmente existen dos modalidades:

  • Lubricantes a base de agua

Los lubricantes a base de agua, como su propio nombre indica, están hechos a partir de este elemento. Son muy ligeros, suaves, poco pegajosos y fáciles de eliminar, ya que, con solo aplicar un poco de agua, sus restos desaparecerán. Son más naturales y no suelen presentar sustancias químicas, que pueden causar reacciones alérgicas o exponer más a las mujeres a cistitits u hongos, ya que son capaces de alterar el pH vaginal.

  • Lubricantes a base de siliconas

Los lubricantes a base de silicona son más densos y potentes y se activan con el calor. Es decir, la fricción “enciende” esta sustancia haciendo que se adhiera a la piel y se facilite la penetración en caso de que la lubricación natural sea insuficiente.

Su mayor inconveniente es que son difíciles de eliminar, ya que, al estar hechos con siliconas, deberás utilizar agua y jabón para acabar con cualquier resto que quede en tu cuerpo. Además, pueden causar irritaciones y reacciones alérgicas en personas sensibles a ciertos componentes del mismo.

¿Qué lubricante debo elegir en cada ocasión?

Si eres una mujer propensa a las cistitis o a la candidiasis vaginal, lo mejor es que uses lubricantes a base de agua, ya que no tienen productos químicos que alteren el pH de tu vagina. Pregunta en tu farmacia por un lubricante con pH neutro para evitar problemas y disfrutar plenamente de tus relaciones sexuales.

Las mujeres algo más mayores, con problemas de sequedad vaginal, pueden optar por los lubricantes de silicona, más eficaces y efectivos, aunque más difíciles de limpiar.

Por otro lado, si quieres probar el sexo acuático, los lubricantes a base de silicona son la elección correcta. Debido a que no se disuelven en el agua, pueden ayudarte a tener relaciones placenteras incluso aunque estés sumergido.

Si te gustan los juguetes sexuales o quieres probarlos, debes saber que es fundamental que no utilices lubricantes de siliconas si estos están hechos del mismo material. Pueden romperse o producir irritaciones.

Por último, para disfrutar del sexo anal, siempre y cuando no utilices juguetes, lo mejor es el uso de lubricantes de siliconas. Estos tienen un efecto hasta tres veces más prolongado que los de agua y son más potentes, por los que podrás disfrutar de tus relaciones aplicándolo únicamente una vez antes de comenzar.

Publicidad