Novalife » Sexualidad

SALUD SEXUAL

Se me han hinchado los labios de la vulva, ¿qué puede ser?

Las infecciones en los labios de la vulva son habituales, pero es posible prevenirlas.

Genitales

iStock Genitales

Publicidad

Todavía hay quien no distingue la vagina de la vulva, es decir, la parte interna de los genitales femeninos de los externos. Y cada una de estas partes tiene sus particularidades y sus cuidados. Incluso sus infecciones. Por ejemplo, cuando notamos una irritación en la zona y nos damos cuenta de que existe una extraña hinchazón.

“No es lo mismo inflamación de los labios mayores que menores. Son distintas partes de la vulva, que pueden presentar patologías distintas con etiologías distintas, por ello es importante diferenciarlas”. Esta es la primera idea que aclara la ginecóloga María Terán Alonso, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Distinguir exactamente dónde está la inflamación es clave para hacer un buen diagnóstico. Especialmente ahora, que quizás necesitemos comunicarnos por vía telefónica con un especialista antes de una consulta presencial. “Cuando la inflamación es bilateral, es decir que afecta a los dos labios ya sean los mayores o menores, la causa suele ser infecciosa o irritativa”, aclara la experta.

Si este es el tipo de inflamación, suele deberse a una infección bacteriana o por hongos. “La causa puede ser alérgica, relacionada con productos como jabones, lubricantes, toallitas, condones de látex etc.”, aporta Terán Alonso. Aunque debemos descartar haber tenido alguna relación sexual de riesgo, porque este tipo de infecciones también pueden deberse a infecciones de transmisión genital, como clamidia, gonorrea, tricomonas o herpes genital.

Genitales | iStock

Otra posibilidad es que se pueda tratar de un quiste de bartolino o bartolinitis. “En estos casos, la inflación aparece solo en un lado y en los labios menores. Estos quistes se producen por obstrucción de las glándulas de bartolino, que secretan un líquido que ayuda a lubricar la vagina”.

Asimismo, si lo que notamos, más que una inflamación, es un bulto en los labios, la ginecóloga explica que, ante la falta de otra posible explicación y la no mejoría del proceso inflamatorio, habrá que descartar una patología maligna. “En el caso de que el proceso se trate de algo maligno como un cáncer de vulva, el picor, dolor o sensibilidad y los cambios de la piel, no mejoran con el tiempo y con los tratamientos habituales. Ante la duda, el ginecólogo realizará una biopsia de la zona”.

Si se confirmase este tipo de patología por biopsia, existe un protocolo claro a seguir. “El tratamiento en estos casos es la extirpación de la lesión, incluso de toda la vulva si la lesión es extensa. En algunas pacientes se necesita radioterapia como tratamiento complementario”, insiste la ginecóloga del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Si bien estos son los casos menos habituales y más complejos, en la mayoría de las inflamaciones estaremos hablando de una infección que es posible prevenir si tenemos los cuidados necesarios.

“Las recomendaciones son una higiene intima adecuada, dieta saludable, uso de medidas de protección adecuadas en los contactos sexuales de riesgo y la utilización de probióticos en pacientes más predispuestas a tener determinado tipo de infecciones, como son los hongos”.

En este sentido, se recomienda utilizar ropa íntima de algodón, o incluso salva slip de algodón orgánico que sean menos irritativos y jabones neutros o específicos para la zona genital. Igualmente, evitar lubricantes con sabores o efectos y apostar por aquellos más neutros y orgánicos que sean respetuosos con el PH de la zona genital.

Publicidad