Novalife » Sexualidad

SEXO ANAL-ORAL

Estas son las mejores posturas para el annilingus

Estimular la zona anal es más placentero desde el ángulo adecuado y desde una postura en la que ambas personas se sientan cómodas.

Publicidad

Cuando nos planteamos realizar un beso negro, annilungus o, en definitiva, estimular con la boca el ano de nuestra pareja, una de las dudas que surgen es cuál es la mejor forma de hacerlo. Lo primero que parece claro es que, antes de nada, hay que pensar en la higiene. Puede ser más apropiado realizar esta práctica tras una ducha de forma relajada, que de forma impulsiva tras una cita en el coche, sin haber pasado en todo el día para asearnos en casa.

Sin embargo, si la ocasión surge de forma inesperada, también existen ciertos trucos. La sexóloga Ximena González apunta a que “Existen maneras muy rápidas y sencillas de limpiar la zona en cuestión, como por ejemplo con una toallita antiséptica húmeda”.

Una vez que el tema de la higiene está aclarado, la siguiente pregunta es, ¿y cómo nos colocamos? Estamos acostumbrados a posturas para la penetración o para el sexo oral, pero el annilingus, quizás por ser menos común, nos puede pillar un poco descolocados. Nunca mejor dicho.

Para la sexóloga hay una serie de posturas que pueden resultar más placenteras y más cómodas para acceder oralmente a la zona, y que nuestra pareja pueda disfrutarlo. La primera, y quizás la más obvia, es la del perrito. Es decir, la persona que va a recibir la estimulación a cuatro patas. “Es muy práctica porque el ano y toda su periferia quedan bastante expuestas para sacarle el máximo partido. Como variante de esta posición, por si se quiere estar más relajado, con poner un par de cojines debajo de los huesos de la cadera basta”, explica González.

Sexo | iStock

Hay también posturas más sencillas. “Por ejemplo, al borde de la cama, con el pecho recostado en la cama y la cadera al borde de la misma. Así vamos a conseguir un efecto parecido al anterior, ya que tenemos todo el trasero expuesto”. La sexóloga también recuerda que incluso puede hacerse de pie, si no tenemos una cama cerca, o estamos en la ducha. En este caso, la que se arrodillaría es la persona que estimula, para acceder a la zona.

Si la idea es compartir el placer, otra forma rápida y menos agresiva de acceder es mientras se practica el 69. Simplemente hay que seguir estimulando hacia más abajo. Eso sí, siempre habrá que empezar por la zona genital y luego por la anal, pero no pasar de la anal a la genital, ni combinarlas, por riesgo de infecciones.

En caso de querer darle más morbo al momento, otra opción es el facesitting. “Básicamente, consiste en sentarse en la cara. Aquí tu pareja debe recostarse boca arriba para que la persona que va a recibir el annilingus coloque su trasero, dando la espalda sobre la cara de quien está recostado”.

Por último, una vez situados, la duda puede surgir respecto a cómo estimular la zona. Sobre esta idea también da algunas claves Ximena González. “Es preferible no ir directamente al ano, sino estimular las zonas que se encuentran alrededor del mismo, para provocar poco a poco a nuestra pareja y crear un ambiente relajado”.

Una vez entremos en faena, la experta aporta algunos consejos sobre el manejo de la lengua. “Podemos empezar deslizándola desde el coxis hacia abajo besando y pasando por los glúteos sin tocar el ano, o desde el perineo hacia arriba. Llegada a la zona del asterisco, los movimientos podrían ser lentos al principio y luego ir en aumento de manera circular en forma de espiral con la punta de la lengua y de un lado hacia otro”. La sexóloga concluye que con estos consejos vamos a conseguir que nuestra pareja se excite aún más, ya que las terminaciones nerviosas que se encuentran en el ano se conectan con los órganos sexuales.

Publicidad