Elige el momento para decirlo

Elige el momento para decirlo

Esta es la mejor forma de decirle a alguien que tienes una ETS

Prácticamente todos y cada uno de nosotros vamos a desarrollar al menos un tipo de enfermedad de transmisión sexual, ETS, a lo largo de nuestra vida. Según la Organización Mundial de la Salud, el 67% de la población menor de 50 años porta la cepa del herpes genital de manera oral y el 11%, genital.


Pareja hablando
Pareja hablando | iStock

Laura Sánchez (@lauraslara) | Madrid | 18/09/2018

Además, se estima que el 90% de las personas han estado expuestas a algún virus a los 50 años. El estigma que rodea al herpes genital, por ejemplo, es real, y eso puede hacer que hablar con tu pareja sobre el tema te intimide. No entres en pánico. Las ETS no son una sentencia de muerte para vuestra vida sexual, pero si te diagnostican es fundamental que informes a tu compañero y esta es la manera más sencilla.

1. Ve preparada

Independientemente de que el tema sea en sí mismo lo bastante incómodo como para que no apetezca dar rodeos, entrar directamente al trapo puede descolocar a cualquiera. Lo mejor es que prepares un poco al escenario y comiences con algo así como: "Quiero compartir contigo de algo importante y me gustaría que estuvieses abierto a tener una conversación tranquila al respecto". Dibuja un guión que te ayude a expresar lo que sientes y entiende que tu pareja quiera disponer de información detallada sobre el asunto, más allá de la médica. Es posible que tenga preguntas, pero si tus respuestas son tranquilizadoras, seguro que conseguiréis hablar del tema con normalidad. Suena feo, pero en realidad no es para tanto. Explícale que las ETS son mucho más comunes de lo que la gente cree, que cada año miles de personas contraen infecciones. Y lo más importante, que hay tratamiento.

2. Elige el momento adecuado

Aunque lo ideal es contárselo a tu compañero sea como sea vuestra relación sentimental, para tratar de controlar en la medida de vuestras posibilidades la propagación de la ETS, quizás tengas que pensar un poco en qué momento estáis y qué tipo de confianza tenéis para elegir la ocasión más adecuada para hablar del tema. Si habéis tenido varias citas y la cosa parece que funciona, o si sólo ha habido un encuentro. Depende de ti. Pero hagas lo que hagas, no esperes hasta que volváis a estar demasiado excitados como para tener una conversación así.

3. Y el lugar adecuado

Seguramente no quieras soltar la noticia en mitad de una cena en ese restaurante de moda atestado de gente, y que tampoco te apetezca hablar de ello en la cama, así que intenta elegir un lugar tranquilo donde te sientas cómoda para tener una conversación tranquila. Ten en cuenta que puede haber momentos de tensión emocional en los que ambos os sintáis incómodos. Mejor buscar una ubicación segura y libre de distracciones como puede ser tu propia casa o algún otro sitio del que sea fácil ‘escaparse’ si uno de los se siente demasiado abrumado.

ETS | iStock

4. Aprovecha la confianza

Es una situación complicada, pero si consigues canalizar la confianza que te une a la otra persona, saldréis de ella sin montar un drama. No olvides que para algunas personas no se trata de ningún trauma. Tener un herpes genital o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual no es el fin del mundo, y hablar de ello, como de cualquier otro problema, hará que te sientas más tranquila y más unida a tu compañero. No dejes que el estigma se apodere de vuestra relación.

5. Recuerda que los imbéciles no merecen explicaciones

La falta de información y la incertidumbre puede llevar al pánico, y el pánico puede poner demasiado nervioso a tu pareja y hacer que reaccione de una manera poco adulta cuando le informes del estado de las cosas. Si es así, ¿merece la pena? Prueba a verlo desde esta perspectiva. La ETS puede servirte de filtro natural para eliminar de tu vida sexual a aquellos que no te aportan el suficiente apoyo, seguridad o amor en definitiva. Si tu compañero responde de manera negativa o infantil, quizás sea una prueba de cómo a enfrentarse a otros problemas en el futuro. No trates de convencerle para que se quede después de darle la noticia. Si el diagnóstico le asusta de tal manera que actúa de forma hiriente y ofensiva contigo, puede que esa historia no valga la pena a largo plazo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.