Lo principal para disfrutar del sexo es conocer mucho y bien nuestro cuerpo. Tener el control del cuadro de mandos es fundamental para llegar al éxtasis, sola o acompañada. Pero no siempre es una tarea fácil. El placer sexual no es una ciencia exacta, y la magia ocurre algunos días y otros no en función de numerosos factores. Sin embargo, hay una serie de consejos que puedes seguir para intensificar al máximo ese maravilloso regalo de la naturaleza que es el orgasmo. Líbrate de los tabúes y toma nota mental de estas sencillas bases.

1. Descubre lo que a ti te gusta. Conocerse a una misma y saber bien con qué gozamos más es una regla básica para conseguir buenos orgasmos. Saber cómo funcionan nuestros genitales en concreto y cuál es la mejor manera de estimularlos para satisfacernos es algo muy personal. No hay teorías ni reglas iguales para todas. Se trata de experimentar mucho y sin prejuicios.

2. Fortalece el suelo pélvico. Lo dicen los expertos. Los ejercicios de Kegel funcionan a la hora de obtener orgasmos estupendos. Según la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica Rozalén, lo ideal es hacer estos entrenamientos a diario, o incluso varias veces al día. Es más fácil de lo que crees, y puedes hacerlo mientras comes o te duchas.

3. Atrévete a retrasar el placer. Seguro que ya lo sabías, pero no está de más recordarlo. Cuanto más alargues la excitación sexual mayor será la posterior explosión de placer. Puedes conseguirlo, por ejemplo, si cuando ya estés muy cerca del orgasmo, bajas el ritmo y vuelves a empezar. Sí, aquí sí vas a tener que olvidarte del succionador de clítoris. Se trata de encontrar tu propio ritmo sin que te lo marque un robot.

4. Comunícate con tu pareja. Muchos hombres agradecen que una voz entendida les guíe en el camino hacia el clímax. Y no hay nadie que sepa más sobre tu cuerpo que tú. No lo dudes, si estás en compañía, ‘pedir’ es siempre el mejor método para que los orgasmos sean espectaculares.

5. Deja volar tu imaginación. Soñar despierta con cómo y con quién sería tu fantasía sexual ideal puede ser otro punto a favor para estar más activa sexualmente y, como consecuencia, mejorar la calidad de tus orgasmos. Fantasea.

6. Toma precauciones. Esto es muy obvio, pero las infecciones sexuales merman la capacidad de deseo y hacen más dificultosa la tarea de llegar al clímax. Así que, por tu bien y por el de los buenos orgasmos, protégete y cuida tu salud.

Sexo | iStock

7. Sigue una dieta equilibrada. Sí, la alimentación también es importante para disfrutar de buenos orgasmos. Seguir una dieta sana, proporcionada y completa, hará que te sientas bien por dentro y por fuera. Una alimentación excesiva o insuficiente pueden arruinarlo todo. Ni qué decir tiene que el tabaco o las drogas poco ayudan tampoco si hablamos de calidad.

8. Despierta. Practicar sexo cansada, con sueño o después de haber bebido demasiado empeorará enormemente (y a veces hasta imposibilita) tu capacidad de sentir. Reserva momentos de energía y lucidez para buscar un buen orgasmo.

9. No te lleves los problemas a la cama. ¿Sabías que más del 70% de las mujeres aseguran que el estrés aminora su excitación? Y como ya habrás deducido, esto también reduce las posibilidades de llegar al orgasmo y la intensidad del mismo. Lo mejor, en la medida de lo posible, es que dejes las preocupaciones a un lado y trates de vivir el sexo o la masturbación como un momento de relax e incluso de detox mental.