El estrés, la alergia a algunos alimentos y los cambios abruptos de temperatura son algunas de las razones que detonan la rosácea. Por eso, de cara al invierno es importante tomar medidas con productos naturales como el vinagre de manzana, el aceite de oliva o el aloe vera.

ALOE VERA PARA LA ROSÁCEA:

No es un secreto que el aloe vera cuenta con múltiples beneficios para tratar la piel, gracias a su gran poder regenerador. Además, retira las impurezas que causan la rosácea y ayuda a minimizar las bacterias y grasa que obstruyen los poros de la piel.

Ingredientes:

•Una hoja de aloe vera

Modo de empleo:

•Lavar y secar la cara de forma habitual.

•Cortad un trozo del aloe vera y aplicadlo directamente sobre la piel.

•Dejad que actúe de 5 a 10 minutos o realizar este procedimiento de noche para dejar hasta el día siguiente.

Realizad este procedimiento 2 veces al día, si la rosácea es leve o moderada. Si es un caso más severo, aplicad 3 veces al día. Otra alternativa, para las pieles sensibles es usar el aloe vera mezclado con aceite puro de caléndula. Estos ingredientes juntos, aportan nutrientes calmantes que regeneran y refrescan la piel.

ACEITE DE OLIVA:

El aceite de oliva es otro de los ingredientes naturales que contiene propiedades que ayudan a mantener la piel hidratada. Además, también elimina la suciedad y las células muertas de la dermis.

Ingredientes:

•1 cucharada de aceite de oliva

•1 algodón

Modo de empleo:

•Impregnad un algodón con aceite de oliva y pasadlo suavemente por el rostro.

•Dejad que actúe durante un par de horas y luego, enjuagad con abundante agua tibia.

•Repetid el procedimiento 3 veces por semana hasta notar mejoría y si necesitáis una dosis extra, aplicadlo antes de dormir sin enjuagar el rostro.

VINAGRE DE MANZANA:

El vinagre es un poderoso ingrediente natural para combatir la rosácea ya que, elimina las células muertas y limpia los poros obstruidos. Pero, es importante usarlo con cautela porque un exceso de éste, puede dañar la piel debido a su potente ácido que reduce el Ph y hasta podría provocar irritaciones e incluso quemaduras.

Ingredientes:

•1 cucharada de vinagre de manzana

•1 algodón

Problemas de piel | iStock

Modo de empleo:

•Impregnad un algodón con el vinagre de manzana y pasadlo suavemente sobre la rosácea.

•Dejad que actué toda la noche y repetid este procedimiento diariamente hasta notar mejoría.

Si notáis ardor en la piel, podéis rebajar el vinagre con agua.

AVENA PARA LA ROSÁCEA:

Gracias a su efecto hidratante, la avena es perfecta para tratar cualquier tipo de enrojecimiento facial. Además, también absorbe la grasa por lo que es perfecta para combatir el acné. Mezclada junto a la miel y la leche, potenciará sus beneficios calmantes y antiinflamatorios en la dermis.

Ingredientes:

•1 cucharada de avena en polvo

•1 cucharadita de miel

•½ vaso de leche fría

Modo de empleo:

•Mezclad todos los ingredientes en un bol y aplicad sobre la cara limpia.

•Dejad actuar durante 15 minutos y enjuagad con agua tibia o fría.

•Repetid este procedimiento una vez a la semana hasta notar mejoría.

Otras alternativas para prevenir y mejorar la rosácea:

•Mantener una alimentación saludable y evitar el consumo de alcohol, cafeína, azúcares refinados y picantes.

•Evitar el agua caliente o los baños de vapor en la zona de la cara.

•Intentar no caer en el estrés, ya que hace que se active un brote de rosácea. Es importante practicar actividades relajantes como la meditación.

•Usar cosméticos para pieles sensibles y preferiblemente naturales. También, es importante tener presente evitar los productos abrasivos, como lociones después del afeitado, , astringentes o esponjas exfoliantes.

•Evitar usar ropa de lana, ya que causa enrojecimiento y erupciones. Al igual que ir a saunas o piscinas climatizadas.

•Usar diariamente un protector solar con un (SPF) de 15 o más. Recordad aplicarlo media hora antes de exposición al sol inclusive durante días nublados.