En efecto, una cosa es quitarse y ponerse la copa cada una en su casa y en su baño, sin prisas, con tranquilidad, en confianza… Y otra muy diferente tener que quitársela en los baños del trabajo: con gente que va y viene (y mucha que se queda mucho rato); ruidos externos, temor a que oigan tus exabruptos.. Etc. Está claro, no son las condiciones más idóneas para esta delicada situación.

Pero, que no cunda el pánico. Con estos consejos muy prácticos, quitarse la copa menstrual será coser y cantar. Lo primero: se acabaron las prisas. Sí, puede que estés en el trabajo, pero como quieras quitártela rauda y veloz, la operación será fallida. La copa menstrual tiene que quitarse despacito (sí, como la canción de marras): “Si tratas de quitarla de golpe no va a salir. ¿Por qué? Porque la pared vaginal lo que hace es adaptarse a lo que hay dentro, amoldarse y, si quieres sacar la copa deberás hacerlo despacito, empujando hacia fuera poco a poco, porque de golpe no lograrás que salga y te harás daño. Lo primero, debes relajarte, respirar hondo e ir tirando del extremo de la copa menstrual poco a poco. Irá cediendo despacito y saliendo”, comenta la sexóloga Raquel Graña.

¿Puede quedarse dentro?

Es uno de los temores más comunes entre sus usuarias: ¿puede la copa quedarse dentro? “No te preocupes, no va a quedar en tu interior ni se va a perder por dentro, ya que el conducto que hay para pasar al útero es tan pequeñito que sólo cabe la cabecita de un alfiler por él”, añade la”, añade la experta.

Copa menstrual | iStock

¿Qué posición es la mejor para extraerla?

“Si te cuesta mucho sacarla un consejo es que te pongas de cuclillas para hacerlo, pero seguramente no lo necesites. Lo mejor es que estés sentada en el váter, para que la sangre que salga de la copa caiga directamente en el retrete y puedas vaciar ahí la copa. Después, trata de tener un lavabo a mano para lavar en agua fría la copa menstrual antes de ponértela otra vez”.

También hay copas que vienen con un práctico envase, por si no puedes lavarla bien en el lavabo del trabajo, y con una de repuesto. Así te puedes poner la nueva y santas pascuas. “Si vas a estar mucho tiempo fuera de casa trata de cambiarla antes de salir y al llegar. Y, si tienes que vaciarla estando fuera lleva en el bolso toallitas hipoalergénicas libres de alcohol para limpiar la copa menstrual y volver a colocarla, por si no puedes lavarla directamente en el grifo en agua fría”, finaliza.

Y, por supuesto, una cosa que puede parecer una perogrullada pero no lo es: debes lavarte bien las manos antes y después.