Novalife » Salud

SANGRADOS

Estos son los motivos por los que podemos tener un sangrado irregular

Antes de optar por la toma de anticonceptivos es importante saber cuál es el motivo que ocasiona cambios en nuestro patrón de sangrado.

Publicidad

Ya sabemos que el ciclo de la mujer no es siempre es una ciencia exacta. Pero, aunque cada ciclo es un mundo, por norma general, al final somos capaces de identificar cómo funciona el nuestro y cómo va a ser cada mes. Por eso mismo, cuando algo cambia nos alarmamos. Por ejemplo, cuando aparece un sangrado irregular.

De hecho, esta es una de las consultas ginecológicas más frecuentes. Y lo es en todas las edades. Al principio de nuestra vida menstrual es normal contar con ciertos desarreglos, hasta que se establece un patrón de sangrado. De forma similar, cuando nos acercamos a la menopausia, también es habitual que aparezcan irregularidades. Se trata de un proceso fisiológico de la mujer, tal y como explica la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri , autora del libro ‘Hablemos de vaginas’.

“No hay que preocuparse, a no ser que se sangre en exceso”. En estos casos, según la experta, además, hay que descartar que a causa del sangrado excesivo la mujer padezca de anemia.

“Los casos que más deben preocupar son los sangrados en mujeres posmenopáusicas o en mujeres que sangran excesivamente, bien porque la regla dure muchos días, o porque los días que dura sea con mucha cantidad, o porque viene cada menos de 21 días”, insiste la ginecóloga.

Sangrado | iStock

En cuanto a los posibles motivos de un sangrado irregular lo primero que hay que descartar, según Miriam Al Adib Mendiri, son patologías orgánicas y estructurales. “Por ejemplo, si hay algún pólipo o mioma submucoso que justifiquen esa alteración del sangrado, especialmente si es un sangrado excesivo”. Descartada esta posible causa, habría que buscar algún tipo de causa funcional. “Necesitaremos entonces completar los estudios con una analítica con un perfil hormonal completo y, dependiendo de cada caso, se individualizarán los parámetros a pedir”.

La experta señala que, aunque las casusas posibles son diversas, una a descartar es un síndrome de ovarios poliquísticos. “También podría tratarse de alteraciones de la tiroides, incluso de algún problema en el eje hipotálamo hipófisis ovárico”.

Pese a la importancia de realizar estas pruebas y descartar posibles patologías, a veces la causa de ese sangrado irregular es mucho más sencilla y se debe a nuestro día a día. “Hay que descartar causas ambientales como el estrés, que también puede generar alteraciones en el patrón de sangrado”.

Otra cuestión a analizar son nuestros propios hábitos de vida. “Una mala alimentación pueden puede estar afectándonos, ya que los malos hábitos generan resistencias a la insulina y esto puede favorecer las alteraciones en el patrón de sangrado”.

En muchos de estos casos, el tratamiento más habitual para conseguir un sangrado más regular, será la toma de anticonceptivos. Aunque la ginecóloga insiste en que antes de tratar la irregularidad en el sangrado, lo más importante es conocer primero por qué se produce el mismo. “No es cómo sangras, sino por qué sangras como sangras. Incluso si es simplemente por estrés, también es importante tratar ese estrés, antes de ponerme un anticonceptivo para ver un sangrado todos los meses”.

Más complejo podría ser por ejemplo que se trate de un hipotiroidismo, que no se trate precisamente porque los anticonceptivos estén tapando esa señal de alerta, que nos podría llevar a diagnosticarlo. “Es importante saber el motivo de ese sangrado anormal. No es una cuestión de recetar o no anticonceptivos, primero hay que saber la causa”, concluye la experta.

Publicidad