¿Se transmite al feto el coronavirus si estás embarazada? Es una de las primeras preguntas que hacemos al doctor Manuel Serrano Martínez, especialista en Medicina interna, experto en enfermedades infecciosas en la clínica CMA de Madrid y miembro de Top Doctors.

“Hasta la fecha se tiene muy poca información sobre este particular. Se han dado dos casos de enfermedad en recién nacido; en uno de ellos no se llegó a saber cuál fue la causa del contagio, y en el otro, tanto la madre como la comadrona estaban infectadas por el COVID-19. La evolución en los bebés no se refiere que haya sido especialmente grave. Los coronavirus tienen una misma configuración molecular, y entre los coronavirus habituales de las enfermedades respiratorias nunca se ha descrito afectación fetal, por lo que es lógico pensar que en este caso tampoco se producirá.”

O sea que, con lo que se sabe sobre este nuevo virus (recordemos que es muy reciente), podrías respirar tranquila con respecto a la salud del feto. Pero, ¿debes tener algún tipo de precaución al estar embarazada? “Las embarazadas deben seguir los mismos pasos preventivos que el resto de población. Simplemente tienen que cumplir más a rajatabla las recomendaciones que se están dando. En resumen, no tienen que realizar ningún tipo de prevención diferente, simplemente poner especial atención en dichas recomendaciones.”

Abordemos ahora la cuestión de si das positivo en el virus y tienes a tu cargo a niños pequeños, ¿cómo les puede afectar? “El COVID19 es un coronavirus nuevo, mutante de los coronavirus preexistentes, y posee mayor virulencia que los anteriores, porque afecta muy frecuentemente al pulmón, dando lugar a neumonías. En principio, debemos pensar que la transmisión guarda similitudes con la de los coronavirus anteriores, que no producen enfermedades en los bebés por lo general, y podemos imaginar por qué. Los bebés no están en contacto íntimo con muchas personas además de la madre, y las posibilidades de contagio son muy inferiores a la de los jóvenes y adultos. Los niños en edad infantil tampoco se infectan gravemente con el COVID19 con facilidad, no sabemos realmente por qué, pero las defensas linfáticas relacionadas con las vías aéreas son muy activas y pueden probablemente retener la infección evitando que se expanda”, aclara el galeno. Y continúa: “Por eso hay muy pocos casos en bebés. Se han descrito algunos casos en recién nacidos, cuyas defensas son muy pobres aún, no se han desarrollado de modo pleno y eficaz, y la infección ha estado, en algún caso descrito, relacionado con la infección aguda de la madre o de la comadrona. De todos modos, estamos hablando de una epidemia en evolución y conforme se extiende se conocen mejor las características de la infección, por lo que quizá en un futuro se modifiquen las evidencias provisionales actuales”.

Coronavirus | iStock

¿Qué cuidados extra hay que tener? “Los cuidados para evitar la extensión de la infección dentro de la familia, entre adultos, hacia los bebés o niños, tienen que ser estrictos. No se pueden descuidar en ningún momento desde que se declare el primer caso en una familia. Es verdad que cuando aparece la fiebre, durante unas horas previas, el virus ha podido extenderse a otras personas, pero mientras esto no se demuestre hay que proceder como si no se hubiera producido ningún contagio, que además es lo más probable si se detecta la fiebre a tiempo”. El médico aconseja:

• Hay que proteger al ambiente de la extensión de las gotas minúsculas de saliva que salen despedidas con la tos o con los estornudos poniendo una mascarilla a la persona enferma.

• Si no se dispone de mascarilla, se puede usar un pañuelo en varias capas o una bufanda tupida, además de estornudar sobre la manga o sobre un pañuelo, a pesar de la protección anterior.

• Las manos deben lavarse repetidas veces, evitando manipular los mismos objetos, o cubiertos de la persona enferma.

• El lavado de platos y cubiertos debe hacerse en lavaplatos o con agua y jabón, e incluso sumergiéndolos en lejía unos minutos.

• La ropa se puede lavar en lavadora.

• Deben evitarse los contactos inútiles o frecuentes con el enfermo, que siempre debe estar a una distancia de, al menos, un metro.

En cuanto a los bebés la protección debe aplicarse a las personas que le atienden, aunque sea transitoriamente. Usando incluso guantes si se puede, sobre todo al preparar el biberón, si la madre o cuidadora sospecha estar infectada por el COVID19.

Recordemos las complicaciones que genera este virus. “La complicación de cualquier infectado, si bien, especialmente en las personas mayores, enfermas crónicas, o bajo tratamientos inmunosupresores, como corticoides por ejemplo, o quimioterapia, es la neumonía, que en algunos casos llega ser extensa, dando lugar a baja concentración de oxígeno en la sangre y por lo tanto dificultad para respirar. Las infecciones más extensas, que son aproximadamente un 5% de los casos infectados por el COVID19, pueden dar lugar a un fallo circulatorio o arritmias cardiacas y producir la muerte. Lo más frecuente, sin embargo, es que la enfermedad sea leve, como si fuera una gripe, con tos, estornudos, dolor de garganta, dolor de cabeza y trancazo, lo cual sucede en el 80% de los casos sucedidos en personas previamente sanas”, finaliza.