Un grupo de científicos belgas ha creado una cerveza a partir de agua destilada de orina llamada From Sewer to Brewer (De las alcantarillas a la cervecería). El proceso de conversión de pis en cerveza se realiza a través de una máquina, creada por ellos mismos, que hierve la orina y filtra sus componentes a través de una membrana especial. Así pues, la máquina separa el potasio, el nitrógeno, el fósforo y el agua de la orina, la cual se utiliza para fabricar una cerveza que de momento aún no se ha comercializado.

El mundo de la cerveza es proclive a este tipo de excentricidades, pues no hace mucho veíamos cómo una compañía creaba birra a partir de la vagina de una modelo, o cómo nacía una cerveza elaborada con pelo de barba.

En realidad, el objetivo final de este invento es llevar agua potable a países en vías de desarrollo, y para empezar a probar el invento lo llevaron al festival Gentse Feesten, que se celebró el Gante del 15 al 24 de julio y donde recolectoron 1.000 litros de orina de los asistentes, que donaron sus desechos orgánicos a la ciencia bajo el hashtag #peerforscience.