Novalife » Recetas

La enésima ida de olla

La 'Monodieta': come todo lo que quieras... pero come SOLO UN ALIMENTO

Dietas monotemáticas en las que personas solo se alimentan de plátanos, zanahorias, boniatos o melón. Sí, se pierde peso, pero también se desequilibra el cuerpo y se agrede a la salud.

¿Te imaginas comer solo a base de plátanos?

Flickr ¿Te imaginas comer solo a base de plátanos?

Publicidad

Dieta Monotrófica, Banana Island... estos son algunos de los apodos que recibe la 'Mono Diet': un régimen alimenticio que permite que una persona coma todo lo que quiera de su alimento favorito. Pero ojo, porque el truco es que SOLO puede comer ese alimento. Y tiene que ser una fruta o una verdura. Es decir, no vale que te alimentes de brownie durante meses. De hecho, lo de 'Banana Island' viene de la fruta elegida por Freelee The Banana Girl, una youtuber que aseguró haber perdido 18 kilos comiendo 30 plátanos al día durante varias semanas...

Ojo, porque hay variaciones y seguidores (temporales) de esta dieta qu aseguran haber tomado solo melón, únicamente boniato o patata durante un mes. Sí, todos ellos perdieron kilos, pero, al mismo tiempo, repudiaron la 'monocomida' elegida y, además, tras abandonarla, sufrieron un efecto rebote. Incluso actores de Hollywood han declarado haber seguido esta dieta en algunos momentos. Uno de los pioneros fue Matt Damon que, para preparar su papel en 'Honor a la verdad' (en 1996), comía tan solo pechuga de pollo. Otro que acabó en el hospital fue Ashton Kutcher hace unos años. Para encarnar a Steve Jobs comió solo fruta durante unas semanitas...

¿Comer solo fruta? Una idea descabellada | Public Domain Pictures

Los expertos advierten que seguir una dieta como esta es muy peligroso. Obviamente, asegura la pérdida de peso, ya que se suele elegir un alimento poco calórico, no porque los plátanos o los boniatos sean mágicos. Además, se trata de un régimen muy poco equilibrado y con fuertes restricciones nutricionales. Al tomar tan pocas calorías diarias, el que la sigue puede padecer mareos, sentirse cansado, deprimido o incluso acabar en el hospital. Además, pueden tener un efecto negativo sobre el matabolismo e incluso provocar pérdida muscular.

Los efectos secundarios van más allá. Beth Glickman, una profesora de música estadounidense, declaró que se entregó a las zanahorias y que acabó viendo como las palmas de sus manos se volvían de color naranja. En otros casos, lo que ocurre es que, sencillamente, la persona comienza a odiar la que hasta aquel momento había sido su comida favorita. Y es que lo poco gusta, pero lo mucho...

Publicidad