Hay veces en las que las apariencias engañan. Nadie diría, por ejemplo, que ese vecino tuyo culturista llora a escondidas cada vez que ve 'Ghost' o que la jovencita que te vende el pan por la mañana se convierte, al caer la noche, en la mejor bailarina de 'lap dance' que haya conocido la noche española.

Pasa lo mismo con Yuka Kinoshita, una chavala japonesa, menuda como todas las niponas, y que, sin embargo deja a tus amigos, los que se comen una pizza familiar por cabeza sin pestañear, a la altura del betún. Esta peculiar youtuber muestra su voraz apetito en vídeos en los que se zampa 100 rebanadas de pan de molde como quién se toma un batido verde. Y echándoles mayonesa, miel o lo que sea. Y se queda tan ancha. Bueno, que le duele un poco la mandíbula suelta al final del vídeo. Alucina.

Entrar en su canal es asomarse al abismo de los límites humanos. Una de sus últimas proezas ha sido –copón de la baraja-, meterse para dentro 137 plátanos. Por vía oral. Sus vídeos suelen tener repercusión pero, éste, además, ha provocado las iras de una nación entera: la china, que ha visto en el número de bananas ingeridas una alusión a su población de 1.374 millones de personas. Encima el vídeo ha llegado en un momento en el que China y Filipinas están a la gresca por una porción del espacio marítimo. Y los chinos han supuesto que los plátanos venían de Filipinas. Un pelín rebuscado, sí.

El resto de su canal no tiene desperdicio: 48 piezas de pollo frito del Kentucky Fried Chicken, 10 hamburguesas del McDonald’s como 10 soles mañaneros o un pastel de 12 kilos que, increíblemente, desaparece en el interior de su enjuto cuerpo. Alucinante.

Kinoshita es una de las grandes estrellas internacionales del Mukbang, o la práctica de comer grandes cantidades de alimentos en las redes sociales, a menudo transmitiendo el evento en directo. Su increíble capacidad de comer le ha granjeado no pocos fans, no solo en Japón, sino en el resto del mundo. Cada vez que veais a uno de vuestros amigos haciendo el macarra zampándose un cachopo entero o similar, acordaos de Yuka. Esta sí que sabe.