Novalife » Recetas

De 1 a 7 kilillos

Dime cuánto peso has ganado en verano y te diré cómo perderlo

¿Se te ha ido mucho la mano en verano con las cañitas y los helados? Tranqui, todo es reversible, así que vamos a echarte un cable

Quitarte los kilos extra de las vacaciones no es imposible.

Pixnio Quitarte los kilos extra de las vacaciones no es imposible.

Publicidad

Las bicicletas son para el verano, ya sabéis. Y también lo son las terrazas con sus cervezas, las frituras de pescados, los helados 'king size' y, en definitiva, todas las cosas maravillosas (y engordantes) que nos gustan. Resulta probable que en vacaciones nos hayamos entregado al 'dolce far niente'

. Eh, y no pasa nada. Es lo suyo. Aquí te contamos cómo vas a librarte de ese peso extra que te ha caído encima.

Has engordado 1 kilito.

 Bueeeno, no pasa nada. Esto es pan comido. Lo primero que debes hacer es no obsesionarte, porque nadie estará dándose cuenta de tu leve incremento de peso. Un error típico es comenzar a saltarte comida y esto es lo que no hay que hacer, ya que puede tener un efecto rebote fastidiado y hacer que acabes comiendo más. Simplemente vuelve a tu rutina habitual y no te preocupes demasiado. Los gramos irán desapareciendo poco a poco.

Has engordado 2 kilos. Bien, esto comienza a ser un poco más complicado pero dramatizar no servirá de nada. Además de volver a tu plan de comidas habitual, te recomendamos que prescindas del alcohol durante un par de semanas. Asimismo, quizá sería conveniente evitar los dulces y los atracones de hidratos de carbono. Con estas sencillas pautas, en un par de semanas todo debería volver a estar como antes de que empezara el calor. Y sin grandes esfuerzos ni dramas.

Con fuerza y voluntad de ejercicio, adelgazaremos | Pixabay



Has engordado 3 kilos.

 Esta comienza a ser la barrera en la que te das cuenta de que se te nota un poco el aumento de peso. Miradas furtivas en el curro o en la universidad y mayores estrecheces en la ropa... Además de limitar al mínimo el alcohol, las frituras, las grasas saturadas y el exceso de azúcar, conviene que hagas un poco de ejercicio. Quizá con salir a caminar un rato cada día sea suficiente. Con estas sencillas pautas en tres semanas o un mes habrás vuelto a tu ser.

Has engordado 5 kilos.

 Bien, lo primero que hay que tener es un poco de paciencia. Vamos intentar perder esos 5 kilos (¿te has portado mal, verdad?) en unas seis semanas. No va a ser fácil, te lo advertimos. Lo primero que hay que hacer es eliminar todo aquello que aporta calorías "vacías" de tu dieta como refrescos, patatas fritas, helados, etc. En el caso de los hidratos de carbono, hay que controlar las raciones y limitarlos. En el caso de un plato de pasta, lo ideal sería que la cantidad no fuera superior a media taza y que, en la medida de lo posible, fuera integral para que la absorción fuera lenta y progresiva. Asimismo, procura hacer algún ejercicio de tipo aeróbico cinco días a la semana. Esto debería bastar para que, en el plazo de unos 45 días, todo haya vuelto a su ser.

Has engordado 7 kilos. Oh my god. Pero, ¿cómo se te ha podido ir tanto la mano en la playita? Tenemos por delante mucho trabajo. Cuidado con seguir con la inercia, porque puedes ponerte 10 kilos más de los que tenías antes de que el verano empezara sin darte ni cuenta. Vamos a por un reto ambicioso: perderlos en 2 meses. Para ello, hay que crear un déficit calórico en la dieta de unas 900 calorías diarias. Es decir, si habitualmente tomas 2.500 calorías, vamos a tener que intentar quitarnos un tercio al día aproximadamente. Esto no se puede lograr solamente con la comida, porque pasaríamos hambre, habría pérdida muscular y sería, sencillamente, algo muy complicado de conseguir. Por tanto, además de que en la dieta hay que eliminar fritos, dulces, hidratos de carbono refinados, alcohol y demás, es necesario hacer ejercicio. Muy necesario. Lo ideal sería trata de hacer un ejercicio físico de intensidad moderada a fuerte cinco días a la semana y, además, tratar de mantener un estilo de vida activo: subir por las escaleras en lugar de por el ascensor, caminar en lugar de ir en coche, aprovechas las tareas de la hogar para gastar energía. Así, lograrás volver a tu ser en unos 60 días... y la próxima vez, que no se te vaya tanto la mano.

Publicidad